FAUVEROS

sábado, 27 de junio de 2009

LA TORRE DE HÉRCULES, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD


EL FARO ROMANO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO EN FUNCIONAMIENTO, DEL SIGLO II, SITO EN A CORUÑA, HA SIDO ELEGIDA HOY POR UN COMITÉ DE LA UNESCO REUNIDO EN SEVILLA PARA ENTRAR A FORMAR PARTE DEL PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

MI TREMENDA ALEGRÍA POR EL LOGRO (AUNQUE ERA DE SOBRAS MERECIDO EL HONOR) DEJA ESTO AQUÍ; QUIZÁS OS CUENTE UN POQUITO MÁS EN OTRO MOMENTO.





La Torre de Hércules - XURXO LOBATO - 27-06-2009, elpais.com

Conoce un poco más A Coruña

La noticia en el 20minutos

Lo que hacéis los guiris cuando venís a Coruña

martes, 23 de junio de 2009

Rectificación y aclaración

El día 22 de este mes recibí el siguiente mensaje:

deCronicas Marcianas
paraFauveLaPetiteSauvage@gmail.com

fecha22 de junio de 2009 02:42
asuntoAclaración
enviado poradinet.com.uy

ocultar detalles 22 jun (hace 2 días) Responder



Hemos advertido que en vuestra página se ha publicado un texto del escritor uruguayo Marciano Durán con un título y una firma que no se corresponde con el original.
Desde hace unos meses circula por Internet la crónica “Desechando lo desechable” y lo hace con el título “Porque todavía no me compré un DVD”, “Para los de más de 40” y “Ahora todo se tira” con la firma del reconocido escritor compatriota Eduardo Galeano.

La versión original (sin las modificaciones que sufrió en los últimos meses) se encuentra en la página http://marcianoduran.com.uy y está a disposición vuestra (junto a un par de centenares de crónicas más) sin más requisito para utilizarlas que no modificar su contenido.


Dpto de Prensa de "Crónicas marcianas y uruguayas"
http://marcianoduran.com.uy



Se refiere, obviamente, al texto de la entrada de este blog titulada "Durabilidad, o del concepto de lo perecedero y lo obsoleto" que copié llevada del gusto y sin comprobar nada; un amigo me ha dicho que, efectivamente, están en lo cierto y que incluso el propio Galeano desmiente su autoría aquí.

Eso me pasa por improvisar sin recordar que no soy Bobby McFerrin.

Agradezco la notificación para la rectificación a Crónicas Marcianas y pido disculpas a los afectados por el hoax que circula por internet entre los que me incluyo y con el cual nada tengo que ver más que el hecho de que caí en la trampa también.



lunes, 22 de junio de 2009

Divagaciones con premio


Sé que tengo muchísimos comentarios pendientes que he leído (absolutamente todos) y mi cabecita no ha parado de tener ocurrencias, pero no he podido plasmarlas por unos días muy... "ajetreados", como podéis observar por mi nuevo avatar y por el preciosísimo cuadro que expongo a la derecha de este texto; sabéis que, aunque con retraso como siempre, lo haré.

Por ahora quiero contaros que, yo que me niego siempre a escribir, y que las veces que lo he hecho han sido casi obligadas, me he reido mucho cuando me inscribí en el concurso de 20 minutos y describí este pseudoblog como blog inclasificable (por cierto, ¿cómo clasificarías tú a éste blog? Sí, tú) y ellos lo reclasificaron en blog personal, concepto por el que entienden lo siguiente: "En tu blog tú eres el protagonista de la mayoría de los posts"(sic).

Después de quedarme atónita, pensé que la verdad es que me han pillado: todos mis murales hablan en el fondo de mí y de mis sentimientos, pensamientos y estados de ánimo.

Bueno, eso en los blogs del 20 minutos, porque en los premios aún no me han aceptado, no sé si no doy la talla o si están leyendo el blog... Madre mía, pobriños; por su bien espero que no sea así.

En vista de todo ello, y como tenía pendiente hacer una entrada de un premio que me concedió Ababoll que me traje en su momento pero con unos requisitos que no cumplí hasta ahora, y como lo prometido es deuda, y entre cuestiones personales y problemas blogspoteros (no podía ni puedo acceder de nuevo a la página de Ababoll) allá voy:

El premio está debajo de las entradas, como véis es así:



Al verlo, no sólo me sentí muy honrada sino que mi alegría fue muy intensa, aunque cuando vi las reglas que consisten más o menos en que tengo que citar el blog que me premia (eso está hecho; lo cito y lo recomiendo:

Las cosas de Ababoll

Y la entrada donde me da el premio es ésta , en la que no he conseguido volver a entrar, me sale un mensaje de error.

Por lo que recuerdo, la cuestión se trataba de hacer un relato con unas palabras que ya hice en dos ocasiones más, así que aquí va la tercera; como no puedo ver las palabras de nuevo supongo que son las mismas que la otra vez así que copio de las otras veces (Lisebe y Antonio, el del Callejón de los Negros), recuerdo que había que escribir un texto usando estas palabras: VIDA, AMOR, LITERATURA, SEXO, VIAJE, y CINE.

Y para que no parezca que hay tongo (me derrito por mi Antoñito pero como no es mujer...) propongo verlo -a los que no podáis acceder al de Ababoll, claro- en el de Antonio, que hizo una composición con todas las composiciones...

bueno, como siempre de carrerilla y sin repasar, pero muy sentido y hondo (jondo, más bien), ahí va mi contribución:

Estos días estuve muy ocupada, como podéis comprobar por la nueva foto de mi perfil y el cuadro de la derecha (que no me repito, hombre; que esto es el textooo); he estado pensando, practicando y recordando mucho (no necesariamente en ese orden) cuestiones vitales: todo sobre el sexo (¿sabe más el que más habla de ello? juas); viajes (¿disfruta más el turista? juas), la Literatura de verdad y con mayúsculas, tan barata de precio a la venta (¿por qué los best sellers, tan caros ellos, lo son -best sellers- en cuanto salen al mercado, antes de venderse incluso? juas); sobre cine muchas cosas (le he cogido tirria a la Ministra de Cultura, la directora esa de cine de cuyo nombre no puedo ni quiero ahora acordarme, pobriña; y digo pobriña porque no sé ni cómo es, pero me fastidia eso de querer patrocinar al cine español porque sí: que patrocinen TODO lo que sea español por el mero hecho de ser español y estaremos conformes; para patrocinar algo y ayudarlo y pedir a los espectadores que vayamos tendrán que aportarnos algún valor añadido; atención, pista: más calidad... juas); y del amor (ay, qué bonito es el amor, y qué bella la naturaleza, y cuánto quiero a A., cuánto le adoro y no le compro un loro porque ya lo somos los dos, juas) pero de nada vale todo ello si se acaba la vida.

No, no hay juas cuando la ves pendiente de un hilo, cuando está a tu lado yéndose por una parte, viniendo por otra y colgando en el medio, dubitativa...

Ha sido un pensamiento muy intenso estos días: Parece de chiste, sí; la vida es un chiste, quizás... y no una película mala, como he dicho siempre hasta ahora...


Ya está. Ese es mi texto. Espero haber superado la prueba y poder otorgar a mi vez el premio a las flamantes ganadoras que citaré a continuación no sin advertirles de que deben cumplir inexcusablemente las normas citadas anteriormente; a ser posibles las de Ababoll si es que consiguen abrir la página o si es tan amable ella misma de ponérnoslas aquí; y si no, pues las que he puesto yo. Y como no sé a cuántas se las puedo dar, pues voy y se lo concedo a:

- Athena en sus tres blogs ;

- Candela y lo que dice ;

- Marta Minguella y sus juegos;

- Borraeso y su ni se te ocurra borrarlo;

- Aaoiue y sus vocales y sus consonantes;

- Blas con Epi o sin él;

- Wodehouse y su mundo ;

- Udi e o seu Prozac Café;

- Maritoñi y sus dedos gordos de los pies ;

- América y su espacio flamenco;

- La magaoliveira y sus palabras mágicas;

- María José Carmona y sus Glaukerías;

- Maracuyá y sus capítulos;

- Susana y su cueva ;

- Lisebe es Lisebe es Lisebe...;

- Eponine bajo los efectos de sus divagaciones con jamones , mal que me pese;

- Y a La Música (y a la musa también) de JOSÉ MANUEL VILLACAÑAS
;

Así como a todas las mujeres a las que sigo y/o que me siguen, porque creo que me he pasado con el número de premios que podía conceder pero es que... Y a todos los caballeros les regalo los enlaces de estas formidables mujeres.








Ah, también había que comunicarlo a las ganadoras en sus respectivos blogs; eso lo haré en otro momento, que ahora Maxi me riñe si no juego con él... ¡Pon un gato en tu vida!


Sé que tengo muchísimos comentarios pendientes que he leído (absolutamente todos) y mi cabecita no ha parado de tener ocurrencias, pero no he podido plasmarlas por unos días muy... "ajetreados", como podéis observar por mi nuevo avatar y por el preciosísimo cuadro que expongo a la derecha de este texto; sabéis que, con retraso como siempre, lo haré.
Por ahora quiero contaros que, yo que me niego siempre a escribir, y que las veces que lo he hecho han sido casi obligadas, me he reido mucho cuando me inscribí en el concurso de 20 minutos y describí este pseudoblog como blog inclasificable (¿cómo clasificaríais a éste blog?) y ellos lo reclasificaron en blog personal, por lo que entienden lo siguiente: "En tu blog tú eres el protagonista de la mayoría de los posts"(sic).
La verdad es que me han pillado: todos mis murales hablan en el fondo de mí y de mis sentimientos y estados de ánimo.
Bueno, eso en los blogs de 20 minutos, porque en los premios aún no me han aceptado, no sé si no doy la talla o si están leyendo el blog... Madre mía, pobriños; por su bien espero que no sea así.
En vista de todo ello, y como tenía pendiente hacer una entrada de un premio que me concedió Ababoll con unos requisitos que no cumplí hasta ahora, pero lo prometido es deuda, y entre cuestiones personales y problemas blogspoteros (no podía ni puedo acceder de nuevo a la página de Ababoll) allá voy:
El premio está debajo de las entradas, como véis es así:



Al verlo, no sólo me sentí muy honrada sino que mi alegría fue muy intensa, aunque cuando vi las reglas que consisten más o menos en que tengo que citar el blog que me premia (eso está hecho; lo cito y lo recomiendo: http://lascosasdeababoll.blogspot.com/
Y la entrada donde me da el premio es ésta
http://lascosasdeababoll.blogspot.com/2009/06/premio-este-blog-es-femenino-e.html
en la que no consigo entrar, me sale un mensaje de error.
Por lo que recuerdo, la cuestión se trataba de hacer un relato con unas palabras que ya hice en dos ocasiones más, así que aquí va la tercera; como no puedo ver las palabras de nuevo supongo que son las mismas que la otra vez así que copio de las otras veces (Lisebe y Antonio, el del Callejón de los Negros), recuerdo que había que escribir un texto usando estas palabras: VIDA, AMOR, LITERATURA, SEXO, VIAJE, y CINE.

Y para que no parezca que hay tongo (me derrito por mi Antoñito pero como no es mujer...) propongo verlo -a los que no podáis acceder al de Ababoll, claro- en el de Antonio:

http://elcallejondelosnegros.blogspot.com/2009/04/el-desafio-de-maria.html

que hizo una composición con todas las composiciones...

bueno, como siempre de corrido y sin repasar, ahí va mi contribución:

Estos días estuve muy ocupada, como podéis comprobar por la nueva foto de mi perfil y el cuadro de la derecha (que no me repito, que esto es el textooooo); he estado pensando mucho, practicando y recordando (no necesariamente en ese orden) cuestiones vitales: todo sobre el sexo (¿sabe más el que más habla de ello? juas); viajes (¿disfruta más el que va de turista? juas), Literatura (¿por qué los best sellers lo son antes de que se vendan más? ah, ya se da por sabido, juas) Cine (le he cogido tirria a la ministra de cultura, pobriña; digo pobriña porque no sé ni cómo es pero me fastidia eso de patrocinar al cine español porque sí, que patrocinen todo lo que sea español por ser español y estaremos conformes; para patrocinar algo y ayudarlo y pedir a los espectadores que vayamos tendrán que aportarnos algún valor añadido, pista: más calidad... juas); amor (ay, qué bonito es el amor, y qué bella la naturaleza)

martes, 16 de junio de 2009

Durabilidad, o del concepto de lo obsoleto y lo perecedero.


(Para G., con toda la tristeza de la muerte y toda la alegría de la vida unidas en un mismo día).



Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo
porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco.

No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra
ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la
borda, incluyendo los pañales.

¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó
tirar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el
bolsillo y las grasas en los repasadores.

¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y
ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es
que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la
computadora todas las navidades.

¡Guardo los vasos desechables!

¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!

¡Apilo como un viejo ridículo las bandejitas de espuma plástica de los pollos!

¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos!

¡Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!

¡Es más!

¡Se compraban para la vida de los que venían después!

La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, fiambreras de tejido y hasta palanganas de loza.
Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el
barrio en mi infancia y hemos cambiado de heladera tres veces.

¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se
quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.

¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de las Nike?

¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando sommiers casa por casa?

¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?

¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?

Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más basura.

El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad.

El que tenga menos de 40 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el basurero!!

¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de... años!

Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy
hablando del siglo XVII)

No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban
rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan.

Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban.. De 'por ahí' vengo yo. Y
no es que haya sido mejor. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el 'guarde y guarde que
alguna vez puede servir para algo', pasarse al 'compre y tire que ya se viene el modelo nuevo'.

Mi cabeza no resiste tanto.

Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que,
además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.

Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya
si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no.
Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.

Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en
el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del
segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que
entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?

¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma
facilidad con la que se consiguieron?

En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el
segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos..
¡¡Cómo guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos las chapitas de los refrescos!! ¡¿Cómo para
qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a
una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las
martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la
escuela. ¡Tooodo guardábamos!

¡¡¡Las cosas que usábamos!!!: mantillas de faroles, ruleros, ondulines y agujas de primus. Y las cosas que
nunca usaríamos. Botones que perdían a sus camisas y carreteles que se quedaban sin hilo se iban amontonando en
el tercer y en el cuarto cajón. Partes de lapiceras que algún día podíamos volver a precisar. Tubitos de plástico
sin la tinta, tubitos de tinta sin el plástico, capuchones sin la lapicera, lapiceras sin el capuchón.
Encendedores sin gas o encendedores que perdían el resorte. Resortes que perdían a su encendedor.

Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo,
inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se
convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de
sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las
primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o
frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que
algo viviera menos que un jazmín.

Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas
para las botas de goma, para poner en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver.
¡¡¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!!!

Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y
las páginas del almanaque para hacer cuadros y los cuentagotas de los remedios por si algún medicamento no traía
el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba
prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos. Y las cajas de cigarros
Richmond se volvían cinturones y posa-mates y los frasquitos de las inyecciones con tapitas de goma se
amontonaban vaya a saber con qué intención, y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la
inscripción a mano en una sota de espada que decía 'éste es un 4 de bastos'.

Los cajones guardaban pedazos izquierdos de palillos de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban
sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en un palillo.

Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas
generaciones deciden 'matarlos' apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a
nada: ¡¡¡ni a Walt Disney!!!

Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: 'Cómase el helado y
después tire la copita', nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en
el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta
teléfonos.. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se
convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en
portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.

Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!!
¡¡¡No lo voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el
matrimonio y hasta la amistad son descartables.

Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad
que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero. No lo voy a hacer. No voy a
mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy
a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges
se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que
valoran más a los lindos, con brillo y glamour.

Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas,
tendría que plantearme seriamente entregar a la 'bruja' como parte de pago de una señora con menos kilómetros y
alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la
'bruja' me gane de mano y sea yo el entregado.

Hasta aquí Eduardo Galeano.

Para mayores de 40. Eduardo Galeano


(Muchísimas gracias a la persona que me lo envió).

viernes, 12 de junio de 2009

Catorce años y pico

Nuestra querida Lisebe ha perdido hoy a su queridísimo Lui, su "compañeriño" durante catorce años y pico.


Catorce años y pico haciéndola feliz y viviendo como un marajá o maharajá, el rey de la casa, como deben vivir todos los gatos, haciéndonos sus súbditos y nosotros obedeciéndoles fervientemente por el cariño que les tenemos con todo lo que nos dan.

Catorce años y pico recibiendo tan cariñosón y mimoso los cuidados, mimos, caricias y juegos de nuestra Lisebe, que hoy se ha tenido que despedir de él en un durísimo y larguísimo trance tan terrible.

Catorce años y pico acompañándola y mimándola, haciéndole reir a carcajadas y jugando con ella, llevándole su platito para que le pusiera comida y exhibiendo todo tipo de gracias aprendidas de lo más peculiar.

Catorce años y pico de un gato especial, un gato de raza, una raza también especial cuya esperanza de vida es de nueve o diez años.

Catorce años y pico con regalo añadido hace ¡nada! de una pequeña camadita con dos chiquitinas, las petitonas Nalita y Misha que son tan felices en su nueva familia, a las que enseñó los peligros de saltar de la cama al suelo y mostró como buen padre cómo debían hacerlo y educó con toda su paciencia a las pequeñas traviesillas.


Catorce años y pico, que se dice pronto, caramba.

¿Dónde estabas tú hace catorce años y pico? ¿Cómo eras?

Lisebe, hace catorce años y pico, era la flamante "mami" de un preciosísimo cachorrito recién nacido al que puso de nombre Lui, y que hoy se ha ido, sin sufrir, acurrucado en sus brazos.

Adiós, Lui. Descansa en paz; ahora nosotros nos ocuparemos de tu Lise, y te la mimaremos; tenlo por seguro, aunque no seremos jamás capaces de igualarte en tu enorme cariño extraordinario, excepcional e incondicional de un gato completamente fuera de serie.


(Por favor, si quieres dejar un comentario, hazlo --->AQUÍ<---; recibe, Lisebiña, nuestras condolencias).

lunes, 8 de junio de 2009

No me puedo de creer lo que está pasando I y II

¡Por fin el programa más esperado en este blog!

Después del trailer, la primera y la segunda parte. Para localizar las entradas, a pinchar en la etiqueta...





¡CONTINUARÁ!

Supongo... Ponedles comentarios y estrellitas en youtube, venga...

domingo, 7 de junio de 2009

Cómicos


No estoy seguro de cómo me convertí en comediante o actor cómico. Tal vez no lo sea. No vale la pena discutir sobre esto. En cualquier caso, me he ganado la vida muy bien durante muchos años, haciéndome pasar por uno de ellos. Cuando niño, no recuerdo haber maravillado a nadie con mi ingenio. Soy un sujeto muy prudente y no tengo ni el deseo ni los medios de analizar lo que hace que un hombre resulte divertido para otro. He leído muchos libros de autores que se dicen expertos en la materia, explicando la base del humor e intentando describir lo que es gracioso y lo que no lo es. Dudo que algún comediante pueda honradamente decir por qué es gracioso y por qué el vecino de al lado no lo es.
Creo que todos los comediantes llegan a serlo por tanteo y por error. Esto era ya ciertamente verdad en los viejos días de las variedades y estoy seguro de que aún lo es hoy. La pareja corriente consistía en un actor serio y en otro bufón. El actor serio cantaba, bailaba, o hacía ambas cosas a la vez. Y el actor cómico imitaba unos cuantos chistes de otros artistas y sacaba otros pocos de los diarios y de las revistas cómicas. Luego se dedicaban a actuar en pequeños retratos de variedades, en clubs nocturnos y en salas de fiestas. Si el cómico tenía inventiva, gradualmente iba descartando los chistes robados y los que ya habían pasado de moda e intentaba presentar algunos propios. Con el tiempo, si tenía algo de talento, acababa por emerger del personaje vulgar que había empezado a ser para transformarse en una personalidad distinta y propia. Desta ha sido mi experiencia y también la de mis hermanos, y creo que lo mismo les ha ocurrido a la mayor parte de los demás actores cómicos.
Calculo que no existen ni un centenar de comediantes de primera fila, hombres o mujeres, en todo el mundo. Son material mucho más escaso y valioso que todo el oro y las piedras preciosas del planeta. Pero, como hacemos reír, no creo que la gente comprenda verdaderamente lo necesarios que somos para que conserve su equilibrio. Si no fuera por los breves momentos de respiro que damos al mundo con nuestras tonterías éste conocería suicidios en masa, en cantidades que podrían compararse favorablemente con al mortalidad de los conejos de Noruega.
Estoy seguro de que casi todos habrán oído contar la historia del hombre que, desesperadamente enfermo, va a un psicoanalista y le explica que ha perdido el deseo de vivir y que piensa seriamente en el suicidio. El doctor escucha su relato melancólico y luego dice al paciente que lo que necesita es poder reírse a gusto. Aconseja al infeliz que vaya aquella noche al circo y que pase la velada riéndose con Grock, el payaso más divertido del mundo. El doctor resume:
-Después de que hayha visto a Grock, estoy seguro de que se sentirá mucho más feliz.
El paciente se pone en pie, mira tristemente al doctor, da media vuelta, y se tambalea hacia la puerta. Cuando empieza a abrirla, el doctor dice:
-A propósito, ¿cómo se llama usted?
El hombre se vuelve y mira al psicoanalista con ojos apesadumbrados:
-Soy Grock.
Cuando un actor cómico interpreta un papel serio, siempre me produce una profunda pena ver cómo los críticos lanzan histéricamente al aire sus sombreros, bailan por la calle y abruman al actor con sus felicitaciones. Siempre me he imaginado el hecho de que tal cosa provoque el asombro y entusiasmo de los críticos. Apenas existe ningún cómico vivo que no sea capaz de realizar una gran actuación en un papel dramático. Pero hay muy pocos actores dramáticos que puedan desempeñar un papel cómico de una manera destacada. David Warfield, Ed Wynn, Walter Houston, Red Buttons, Danny Kaye, Danny Thomas, Jackie Gleason, Jack Benny, Louis Mann, Charles Chaplin, Buster Keaton y Eddie Cantor son todos cómicos de primera fila que han interpretado papeles dramáticos y muestran casi unanimidad en decir que, comparada con el esfuerzo de hacer reír, una actuación dramática es como dos semanas de vacaciones en el campo.
Para convencerte de que esta opinión no es exclusivamente mía, heh aquí las palabras de S.N. Behrman, uno de nuestros mejores dramaturgos:
-Cualquier escritor teatral que se haya enfrentado con la tremenda dificultad de escoger actores para una obra, les dirá que el actor capaz de interpretar una comedia es el tipo que interesa. La intuición del cómico llega a lo más profundo de una situación humana, con una precisión y una velocidad inalcanzable por cualquier otro medio. Un gran actor cómico realzará la obra con una inflexión de voz tan diestra como el movimiento de la muñeca de un maestro de esgrima.
No obstante, los críticos siempre quedan sorprendidos.

Groucho y yo, Groucho Marx.
.

miércoles, 3 de junio de 2009

Procrastinación y Nouvelle Vague

La modernidad de la 'nouvelle vague'

'Lola', de Jacques Demy



CALLE20. 02.06.2009 - 22:52h
Medio siglo cumple ya la nouvelle vague, pero sigue siendo uno de los movimientos cinematográficos más modernos que ha dado el séptimo arte en estas décadas. Tarantino y Lars von Trier y su 'dogma', por poner sólo dos ejemplos, son algunos de los directores que no han podido sustraerse a la influencia de la nouvelle vague.

El término, acuñado por la revista de cine Cahiers du Cinema, sirvió para englobar a directores como François Truffaut, Jean-Luc Godard y Claude Chabrol, entre otros.

Dos de los títulos claves de la nouvelle vague son Los 400 golpes y Al final de la escapada, dirigidas por Truffaut y Godard respectivamente. Rodadas con poco presupuesto, se caracterizaban por su realismo, el uso de equipo no profesional, el rodaje cámara en hombro y el uso de localizaciones reales. Se trataba de mostrar situaciones reales, alejadas del artificio que imperaba en el cine americano de los años 50.

Para celebrar los cincuenta años de nouvelle vague, el CAC de Málaga ha programado un ciclo de cine en el que se verán los títulos más representativos del género, así como documentales.

CAC Málaga / Cincuenta años de Nouvelle Vague / Hasta el 24 de junio / www.cacmalaga.org


Artículos relacionados
Artaud está más vivo que nunca (14/05/09)
Recordando a Nagi Noda (06/05/09)




La procrastinación, mejor lo dejo para luego


Compaginar tiempo y trabajo, según tres visiones del ilustrador Eneko. (Imagen: ENEKO)

* Los procrastinadores dejan siempre las cosas para el final.
* En la base de este trastorno está la inseguridad y el miedo.
* La gestión del tiempo es la principal herramienta para superarlo.

EVA HERRERO. 03.06.2009 - 12:27h

En época de exámenes, quién no ha pensado en algún momento que en vez de presentarse en junio, mejor lo hace en septiembre. Quién no se ha saltado la fecha para ir a renovar la cartilla del paro o quién no ha apurado hasta el último día para pagar el recibo de la luz.

Algunas de estas situaciones, que nos resultan muy familiares, pueden ser el principio de lo que se conoce como procrastinación. La palabra, que viene del latín procrastinar, se refiere a una tendencia que conduce a evitar o aplazar aquello que percibimos como incómodo o desagradable. En algunos casos puede convertirse en una patología, que hoy en día está detrás de más del 20% de los pacientes que presentan un trastorno psicológico.

La procrastinación genera frustración, desilusión y un sentimiento de fracaso
La Psicóloga María Jesús Álava considera que muchas personas pueden escudarse en el hecho de "ser procrastinadores" para evitar enfrentarse a determinadas situaciones.

"La procrastinación empieza a ser un problema cuando afecta a todos los ámbitos de tu vida. Genera frustración, desilusión y un sentimiento de fracaso que hace que los que te rodean te infravaloren", explica Ávila. Según la psicóloga, la gente que acude a consulta no sabe que en la base de su problema está el miedo a tomar una decisión importante.

La incertidumbre

Existen determinados momentos en los que se agudiza esta tendencia a dejar las cosas para otro momento. La actual crisis económica "es utilizadas por muchas personas para no hacer cambios en su vida", señala Álava. Se trata de situaciones en las que el individuo percibe que escapan de su control y prefieren hacerlas en otro momento, que a veces nunca llega.

Hay individuos que ante la incertidumbre sobre qué hacer prefieren dejar que las cosas pasen hasta que vuelvan a la normalidad. "Esta actitud refleja que la persona tiene pocos recursos", además lo que ocurre es que "el individuo no hace nada y nunca encuentra el momento de llevar acabo sus objetivos, cayendo en un peligroso círculo vicioso".

El ámbito académico

Es muy común, en el colegio o en la universidad, ver cómo hay personas que evitan tareas pendientes mientras se van sumando otras. El psicólogo de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de Gestión del tiempo, Guillermo Ballenato, considera que "uno de los mayores peligros para sacar adelante cualquier proyecto es trabajar sin plazos. La tendencia a retrasar las actividades hace que lo importante termine por convertirse en urgente".

Retrasar las actividades hace que lo importante se convierta en urgente
Ballenato señala que los momentos en los que más se presenta esta tendencia es a principio de curso y en los periodos de exámenes. "Muchos alumnos utilizan cualquier excusa para retrasar el estudio: 'Voy a mirar un minuto el correo electrónico y luego me pongo a estudiar'. Al final cansa más lo que está pendiente de hacer que lo que se ha realizado".

Organizar la agenda, programar el estudio y establecer prioridades son para Guillermo Ballenato las claves para superar la procrastinación y comenzar a superar nuestras inseguridades.

Artículos relacionados
El fracaso escolar ya afecta al 28,2% de los estudiantes (04/05/09)
El fracaso escolar en Madrid golpea con más fuerza en la zona sureste de la región (23/04/09)
Los riesgos psicosociales, el principal problema de salud laboral en la UE
Psicólogos valencianos alertan del aumento de fobias sociales por la adicción al MP3


--------------------------------------------------------------------------------
Fuente: http://www.20minutos.es/
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares


¡Gracias, Kira!

Gracias, Athena, con todo mi cariño, mi admiración y mi vergüenza por no haber visto el premio en su momento

¡Locos por los gatos!

¡Locos por los gatos!
¿Te apuntas?

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer
Antoni Lozano

No compres, ¡adopta!

ÚNETE AL "MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD" HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !
¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Lisebe!

¡Gracias, Candela! Algún día iré a Limerick...

¡Graciñas, Lisebe!

¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Catman!

¡Gracias, P Vázquez "ORIENTADOR"!

¡Gracias de nuevo, P Vázquez "ORIENTADOR"!

PREMIO AL RETO "EN SEIS PALABRAS". ¡Gracias, Candela!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Nico!

Rosa Amiga por ser una cuentista

Rosa Amiga por ser una cuentista
¡Gracias, Groucho!

¡Gracias, P.Vázquez Orientador!

Lo encontré, por fin; ¡Gracias, Catman!

¡Gracias, Luis Antonio!

¡Gracias, Toupeiro!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Ababoll!