FAUVEROS

miércoles, 23 de julio de 2008

A., Ulises y las sirenas: un cuento kafkiano con "final" feliz




Foto: La Sirena de A Coruña, feliz, diciéndole adiós a...


Hoy, sin que sirva de precedente, voy a escribir la entrada yo. Es que fue un día de casualidades (¡exagerao!), y cuando iba en dirección a mi casa, cargando a cuestas mi terrible dolor de cabeza tan insoportable, me encontré a S., tan feliz que hasta me alivió un poquito, y me desahogó charlar con ella y verla tan bien, además de que con su alegría me da la razón (jejeje, con lo que tanto me gusta...). En esto aparece A., tan radiante siempre, cada vez más, y me contagió su sonrisa tan franca, tan abierta, tan de oreja a oreja, de tanta felicidad... Cómo me alegro de que sean tan felices. ¡Si hasta tienen cara de vacaciones! XDDD

Bueno, pues una de las cosas que me dijo A. en el breve tiempo del que dispusimos para el miniencuentro fue que había entrado en el blog. Así que, asiduos y menos asiduos de este espacio tan tonto (pero flamantemente premiado, ay, que se me cae la baba, jaja) os aviso: tenemos nueva pieza y/o víctima... Es decir, lector/a. Y lo de "os" aviso, significa lo obvio: si viene aquí, seguro que queda atrapada con vosotros,,, A., si me estás leyendo, lee a los comentaristas que por aquí pululan, que ellos sí que tienen blogs buenos de verdad (los tienes en la columna de la izquierda), y a ti. A, te dedico esta entrada con todo mi cariño y alegría por tu felicidad, y si convencemos a S. para que se asome ya le buscaremos alguna cosita...

Por cierto, A., me olvidé decirte que yo no escribo en el blog, que todo es copiar y pegar... Seguramente ya te habrás percatado: hago un collage o "mural", que decíamos de pequeños; yo lo entiendo a mi manera y que cada cual lo entienda a la suya. Es una terapia fantástica que da lugar a la creatividad, otra forma diferente de hacer un blog, ¿por qué no? Donde sí que escribo, y mucho, a veces demasiado (glubs) es en los comentarios a las entradas, si te enganchas (que seguro que sí, porque has dado con un grupo estupendo que te encantará y te fascinará, lo sé) ya te estoy imaginando enviciada todo el día blogueteando (palabro inventado por mí -que yo sepa- que significa ir de blog en blog comentando).

Bueno, allá va>; no sé si te gusta Kafka, pero en cualquier caso espero que te guste al menos la intención y a ver si lo interpretamos igual... tixamentendes ;-):

El silencio de las sirenas

Franz Kafka

"Existen métodos insuficientes, casi pueriles, que también pueden servir para la salvación. He aquí la prueba:
Para protegerse del canto de las sirenas, Ulises tapó sus oídos con cera y se hizo encadenar al mástil de la nave. Aunque todo el mundo sabía que este recurso era ineficaz, muchos navegantes podían haber hecho lo mismo, excepto aquellos que eran atraídos por las sirenas ya desde lejos. El canto de las sirenas lo traspasaba todo, la pasión de los seducidos habría hecho saltar prisiones más fuertes que mástiles y cadenas. Ulises no pensó en eso, si bien quizá alguna vez, algo había llegado a sus oídos. Se confió por completo en aquel puñado de cera y en el manojo de cadenas. Contento con sus pequeñas estratagemas, navegó en pos de las sirenas con alegría inocente.

Sin embargo, las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio. Ningún sentimiento terreno puede equipararse a la vanidad de haberlas vencido mediante las propias fuerzas.

En efecto, las terribles seductoras no cantaron cuando pasó Ulises; tal vez porque creyeron que a aquel enemigo sólo podía herirlo el silencio, tal vez porque el espectáculo de felicidad en el rostro de Ulises, quien sólo pensaba en ceras y cadenas, les hizo olvidar toda canción.

Ulises (para expresarlo de alguna manera) no oyó el silencio. Estaba convencido de que ellas cantaban y que sólo él estaba a salvo. Fugazmente, vio primero las curvas de sus cuellos, la respiración profunda, los ojos llenos de lágrimas, los labios entreabiertos. Creía que todo era parte de la melodía que fluía sorda en torno de él. El espectáculo comenzó a desvanecerse pronto; las sirenas se esfumaron de su horizonte personal, y precisamente cuando se hallaba más próximo, ya no supo más acerca de ellas.

Y ellas, más hermosas que nunca, se estiraban, se contoneaban. Desplegaban sus húmedas cabelleras al viento, abrían sus garras acariciando la roca. Ya no pretendían seducir, tan sólo querían atrapar por un momento más el fulgor de los grandes ojos de Ulises.

Si las sirenas hubieran tenido conciencia, habrían desaparecido aquel día. Pero ellas permanecieron y Ulises escapó.

La tradición añade un comentario a la historia. Se dice que Ulises era tan astuto, tan ladino, que incluso los dioses del destino eran incapaces de penetrar en su fuero interno. Por más que esto sea inconcebible para la mente humana, tal vez Ulises supo del silencio de las sirenas y tan sólo representó tamaña farsa para ellas y para los dioses, en cierta manera a modo de escudo."


(Joya encontrada en ciudadseva.com)

18 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Una muy hermosa interpretación donde el lado poético del mito triunfa sobre las tradicionales visiones monolíticas y espesas.

Candela dijo...

Ah, Kafka. Siempre Kafka. Tengo que volver a comprarme sus libros, porque no los encuentro en casa y ya en Cadiz no queda nnguno. Asi que una de dos: o los preste y nunca me los devolvieron (como otros tantos), o se han perdido en una de mis multiples mudanzas (con otras muchas cosas). Morriña tengu.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

También valoro las cosas que escribes tú, que así, aunque parezca que las escribes de pasada, también merecen la pena.

;)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Krapp, las interpretaciones ya no de los escritores sino de los lectores son libres, es lo bonito de la Literatura (con mayúsculas queriendo, sí). Y tus palabras creo que le gustarán a A.

Candela, a mí me pasa algo parecido: cuando leía a Kafka solía pedir los libros en las bibliotecas, así que en mi poder tengo dos o tres, cuatro como mucho. No sé si comprar ediciones de bolsillo o esperar a leer toda la pila que tengo por mi afan consumista que se desboca sólo en ese área (en libros y más libros). ¿No había que ir ligero de equipaje? Todo es según cómo se mire, como la historia de Ulises y las Sirenas ;-)

Fermín, siempre tan amable, yo no escribo ni siquiera de pasada, yo charlo...

(Perdona por los puntos suspensivos si me lees, Luis Antonio, ¡es que soy un caso perdido y no tengo remedio!)

A. ¿ves, ves, ves, veeeeees? ;-)

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Fauve,me ha gustado tu comentario sobre el blog como terapia fantástica. ¡Que estupenda coincidencia!¿Sabes que lo he puesto en práctica?Pero lo más de lo más es que estamos con el tema del canto de las sirenas.Alucino!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Muchas gracias, Vitamorte; para mí el blog es no sólo una manera de expresar mi creatividad de alguna manera plástica o física -como para otros escribir o pintar-, y cada uno lo podrá hacer como quiera (el suyo) e interpretar como le dé la gana (el suyo y el de los demás). Pero lo que no entiendo es lo de las sirenas... aunque lo de la casualidad no me extraña en absoluto, tengo un imán para ellas y esto no es imaginación, te lo aseguro ;-)

Folken dijo...

No se por qué, pero pa mi que eso de las sirenas fue algo más tirando a la pornografía.
Será porque solo veo pelis de Steven Seagal y Nacho Vidal. (Por aquello de combinar cine internacional y nacional)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Puede ser, pero... no te hacía yo con tan "buen" gusto, uooooh (Sinosuke dixit) :S

Anónimo dijo...

¡Hola Fauve!, soy A.
Ya te había comenado en un correo lo mucho que me había gustado tu cuento y lo mucho con lo que se identificaba conmigo, ya sabes porqué. También lo mucho que me emocionó el haberte acordado de mí y dedicármelo.
Ahora vuelvo a hacerlo para que tus amigos del blogg también lo sepan.
Yo había convertido el cuento en documento PDF para tenerlo conmigo, pero es que acabo de ver tu correo en el que además te tomas la molestia de enviármelo por si yo no me enteraba.
Eres, además de muy intuitiva y sensible, muy detallista.
MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TODO.
1 beso muy grande, tu amiga A.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hola, A.!
Me alegro muchísimo de que vengas por aquí, muchas gracias; aunque nada hay que demostrar a nadie, lo sabemos perfectamente... ;-)
Pero sé de tu buena intención y te la agradezco. Me alegro de que te haya gustado el cuento, aunque es... ¡de Kafka! Ya me gustaría a mí escribir así. Y creo que la versión, tal y como la interpreto yo, te va como anillo al dedo, a que sí.
Mil besos, gracias y un café que tenemos pendiente, pero ya no será "allí" que lo han cerrado, grrrrr, bueno, a esas horas: ¡siempre podemos ir a otras (horas)!

Mariana Alvez Guerra dijo...

Tu blog espectacular, continua asi, te invito a visitar el mio.

http://sietesirenasvasaquererpecar.blogspot.com

Fauve, la petite sauvage dijo...

Millones de gracias, Mariana, por tus buenos deseos (porque lo de espectacular es mucho decir, esto es muy modestito) pero me alegro muchísimo de que te haya gustado porque lo hago con todo mi cariño. Visitaré tu sitio en cuanto tenga un ratito, que ando internetestresada y poniéndome al día... Y aquí queda tu dirección para quien quiera visitarlo también.
Bienvenida, saludos y gracias.

Anónimo dijo...

prefiero mil veces la interpretación que le dan adorno y horkheimer en la dialéctica de la ilustración. aconsejo a quien no se hay leído esta joya que lo haga xddd. "la dialéctica de la ilustración" (adorno)

Maritoñi dijo...

Hola querida:

Soy M. Por supuesto que el blog es una estupendísima terapia.
Ambas lo sabemos ;)

Besos con azúcar glasé

Fauve, la petite sauvage dijo...

Anónimo, año y medio después veo tu comentario, ¡qué desastre! (lo mío). Me encantaría conocer esas versiones, pero ¡si ni siquiera conozco a esos autores! Supongo que no recibirás esta nota así que es una pena que no puedas ilustrarme más, porque de verdad que me gustaría mucho.
Un saludo, muchas gracias por tu comentario y disculpa mi despiste imperdonable.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Hola, queridísima M., mil gracias por tu comentario y por andar coruñeando, o sireneando o uliseando o kafkandeando; en cualquier caso dice mucho de ti, como no sería menos, y perdona que no me dirija de la manera correcta pero prefiero salvaguardar tu identidad y que sigas permaneciendo en ese anonimato de una letra tan preciosa: la M.
¿Vas a venir a ver a la sirena?
¡Muchos besos!

ThL V9 dijo...

I blog frequently and I really thank you for your content. This great article has truly peaked my interest. I'm going to bookmark your website and keep checking for new information about once a week. I opted in for your Feed too.

Android Application Development dijo...

I have heard fine obsessions about this topic. Is there a way I can move all my word press content into it? Any kind of assist would be very much respected!

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares


¡Gracias, Kira!

Gracias, Athena, con todo mi cariño, mi admiración y mi vergüenza por no haber visto el premio en su momento

¡Locos por los gatos!

¡Locos por los gatos!
¿Te apuntas?

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer
Antoni Lozano

No compres, ¡adopta!

ÚNETE AL "MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD" HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !
¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Lisebe!

¡Gracias, Candela! Algún día iré a Limerick...

¡Graciñas, Lisebe!

¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Catman!

¡Gracias, P Vázquez "ORIENTADOR"!

¡Gracias de nuevo, P Vázquez "ORIENTADOR"!

PREMIO AL RETO "EN SEIS PALABRAS". ¡Gracias, Candela!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Nico!

Rosa Amiga por ser una cuentista

Rosa Amiga por ser una cuentista
¡Gracias, Groucho!

¡Gracias, P.Vázquez Orientador!

Lo encontré, por fin; ¡Gracias, Catman!

¡Gracias, Luis Antonio!

¡Gracias, Toupeiro!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Ababoll!