FAUVEROS

domingo, 15 de marzo de 2009

La chispa de la vida


Jeanne Louise Calment, ama de casa.

REPORTAJE: ¿EL ELIXIR DE LA JUVENTUD?

La fórmula de la juventud

La ciencia del envejecimiento halla el nexo entre la dieta, la salud y la longevidad. Se llaman sirtuinas y han entrado ya en fase de ensayo clínico

JAVIER SAMPEDRO 15/03/2009



Vota Resultado 139 votos Comentarios - 22
Nadie sabe muy bien lo que podría pasar si la población empezara de pronto a vivir 100 años, y en unas buenas condiciones físicas y mentales. Pero ese elixir de la juventud es lo que persigue, en último término, una línea de investigación muy seria, que abarca 800 millones de años de evolución biológica y ha atraído 1.000 millones de dólares de la gran industria farmacéutica.


La verdera edad de los centenarios
La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
La principal sirtuina extiende la vida de hongos, gusanos, moscas y ratones hasta un 50%

"Sabemos por estudios en animales que la restricción de calorías aumenta tanto la vida media como la vida máxima"

El componente beneficioso del vino tinto -el resveratrol- es un activador natural de las sirtuinas
Un elixir de la juventud promueve más escepticismo aún que un crecepelo. Aparte de resultar demasiado complejo para reducirlo a una fórmula, el envejecimiento parece estar imbricado en la naturaleza más elemental de las cosas: estamos hechos de materiales, y todos los materiales se estropean con el tiempo. Parece obvio.

Pero no lo es tanto. Los materiales de los que estamos hechos las personas -proteínas, ADN, grasas, azúcares- son los mismos en un búho, que puede vivir hasta 65 años, en un mono (50 años), un león (40), un delfín (30), un caracol (15), un ratón (4) o una mosca, que se muere de vieja a las seis semanas de nacer. También son los mismos en una ostra de 100 años y en una tortuga de 200. La longevidad es un producto de la evolución, no de la fatalidad.

La investigación del envejecimiento ha seguido en la última década varias pistas inconexas. Una es el potente efecto de la restricción calórica en la longevidad de todas las especies en que se ha probado; otra es el rastreo de los genes que más pesan en la esperanza de vida de los individuos. Y otra es que las grandes causas de mortalidad en la edad avanzada -diabetes, corazón y cáncer- parecen cada vez más inseparables de la biología de la senescencia en su lógica más profunda.

Pero los científicos se han dado cuenta ahora de que las tres pistas convergen en el mismo lugar. El nexo tiene relación con unas proteínas llamadas sirtuinas. El componente beneficioso del vino tinto -el resveratrol- es un activador natural de las sirtuinas y ha inspirado una nueva generación de moléculas hasta mil veces más potentes que el compuesto original, algunas ya en ensayos clínicos de fase 2. Se llaman "activadores de las sirtuinas". ¿Pueden ser el primer elixir de la juventud?

"Glaxo Smith Kline ha invertido cerca de mil millones de dólares en activadores de las sirtuinas", explica a EL PAÍS el codirector del laboratorio de biología molecular del envejecimiento de la Universidad de Harvard, David Sinclair. "Su intención es desarrollarlos como fármacos contra enfermedades asociadas al envejecimiento, como la diabetes y otros desórdenes metabólicos, lo que a su vez prevendrá a los pacientes contra muchas otras enfermedades: trastornos cardiovasculares, cáncer, Alzheimer e incluso las cataratas y la osteoporosis".

"Pero esta tecnología no mejora la salud sin extender la longevidad", prosigue Sinclair. "Lo uno se basa en lo otro; si estas moléculas funcionan en los ensayos clínicos, la gente vivirá unas vidas más largas y saludables". Sinclair, que ha publicado varios trabajos esenciales sobre las sirtuinas en Nature, Science y Cell, es asesor científico de Sirtris Pharmaceuticals, fundada en 2004, dedicada por entero a estos compuestos y adquirida el año pasado por Glaxo.

La esperanza media de vida en los países desarrollados se ha duplicado en los últimos 100 años -rondaba los 45 años al empezar el siglo XX- debido a las vacunas, a los antibióticos y al saneamiento de las aguas. El fenómeno refleja la victoria de la medicina occidental sobre la enfermedad infecciosa, un avance que todavía está por llegar a los países en desarrollo. Y también muestra que lo característico de la especie humana no es la vida media, sino otro parámetro.

Siempre ha habido unas pocas personas muy longevas. Demócrito, el más influyente filósofo presocrático y autor de la primera teoría atómica, murió en el año 370 antes de Cristo -casi en tiempos de Aristóteles- habiendo cumplido los 109 años. Así lo hizo constar, maravillado, el astrónomo Hiparco de Nicea, una fuente científica al fin y al cabo. Sin abandonar el bien documentado territorio de los pensadores antiguos, también consta que Jenófanes, Pirrón y Eratóstenes frisaron la centena.

En 1990, centenario de la muerte de Vincent van Gogh, los periodistas empezaron a llegar en tromba a Arles, la tranquila ciudad de la Costa Azul donde el genio pelirrojo encontró su estilo pictórico. La prensa se enteró pronto de que aún quedaba viva una mujer que había conocido al pintor. Se llamaba Jeanne Calment. Había nacido en 1875 y tenía, por tanto, 13 años cuando Van Gogh pintó la terraza del café de Arles y su famoso cuadro del dormitorio.

La mujer contó a los periodistas que su hija había muerto de forma algo prematura en 1936. El marido hizo lo propio en 1942, cuatro años antes de que pudieran celebrar las bodas de oro, y su único nieto falleció en 1963. Ella todavía fumaba en el centenario del pintor, y lo seguiría haciendo unos cuantos años más.

Se supo después que, en 1965, la señora Calment le había cedido su apartamento a un abogado a cambio de una pensión vitalicia. Ella tenía entonces 90 años, así que el hombre pensó que hacía un buen negocio. Pero el abogado llevaba dos años muerto y había pagado el piso tres veces cuando Jeanne Calment expiró en 1997, a la edad de 122 años, 5 meses y 14 días. Es la marca absoluta de nuestra especie: la vida máxima del ser humano.

A diferencia de la vida media, que se ha duplicado en Occidente en cuestión de un siglo, la vida máxima sí que parece una constante biológica. Las personas que superan los 110 años son tan objeto de admiración en nuestros días como lo eran en tiempos de Hiparco de Nicea. El Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos estima que, de los 6.800 millones de habitantes del planeta, "quizá no más de 25 personas superen ahora mismo los 110 años".

Los genes importan. Algunos ancestros de Jeanne Calment eran recordados en Arles por su longevidad. No hay duda de que vivir muchos años es un rasgo que tiende a agruparse en familias. Según el New England Centenarian Study de la Universidad de Boston, el mayor en su género, los hermanos de un centenario tienen el cuádruple de probabilidades de superar los 90 años que la media de la población.

El efecto de los genes en el envejecimiento es una vieja predicción de la teoría evolutiva. El genetista británico John Haldane lo propuso en los años cuarenta para explicar que enfermedades neurodegenerativas como el Huntington, que es estrictamente hereditaria, se hubieran mantenido en la población humana pese a su letalidad.

Como el Huntington se manifiesta después de los 40 años, razonó Haldane, y en la antigüedad poca gente llegaba a esa edad, la mutación letal del gen había pasado inadvertida para la selección natural. El argumento de Haldane se puede generalizar a otros genes menos deterministas, como los que favorecen el cáncer, la diabetes o el infarto: las enfermedades de la edad.

Uno de los genes del envejecimiento mejor conocidos en todo el reino animal se llama FOXO, y también es el principal determinante genético de la longevidad humana. Varios trabajos recientes han revelado una fuerte correlación entre las variantes del gen FOXO y la edad que alcanza una persona. Y también con su riesgo de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Según se ha comprobado en estudios entre alemanes, franceses y japoneses, cierta variante concreta del gen es bastante común en los nonagenarios, y aún más común en los centenarios. Nadie sabe qué variante llevaba la señora Calment.

Sin embargo, hay una forma bien conocida de violar el techo biológico de las especies. Su descubrimiento se remonta a los años treinta y se debe a un profesor de ganadería: Clive McCay, de la Universidad de Cornell. McCay sometió a sus ratas a una dieta baja en calorías, como habían hecho otros, pero fue el primero en añadir vitaminas y minerales al escaso pienso para evitar la desnutrición. Vio que los animales vivían cuatro años en vez de los tres normales, y publicó sus datos en 1935.

Pero las pruebas de la generalidad de esta técnica sólo se han ido acumulando en los últimos años. Reducir la ingesta de comida en un 30% o 40% prolonga la vida de las levaduras, los gusanos, las moscas, las ratas, los ratones y los perros. Y también previene de las dolencias propias de la edad avanzada en todas las especies, como las enfermedades neurodegenerativas, el cáncer y la diabetes, que a su vez es la principal causa del daño vascular y el infarto.

El efecto beneficioso de la restricción calórica se ha atribuido por lo general a que "vivir mata". Por ejemplo, comer acelera el metabolismo (la cocina de la célula), y esa mayor actividad genera "radicales libres", o especies químicas muy reactivas que van dañando las maquinarias fisiológicas. Menos comida implicaría menos metabolismo, menos radicales libres y menos envejecimiento. Pero esa idea ha resultado demasiado simple.

El antiguo jefe de Sinclair, el biólogo del Massachusetts Institute of Technology (MIT) Leonard Guarente, descubrió hace 10 años que la activación de la principal sirtuina, SIRT1, bastaba para prolongar la vida de la levadura de la cerveza, un hongo capaz de envejecer pese a su naturaleza unicelular. Otros laboratorios han visto después que las copias extra del gen SIRT1 tienen el mismo efecto en gusanos, moscas y ratones, extendiendo su vida hasta un 50%. Que un solo gen aumente la longevidad en organismos tan separados es la clase de evidencia que apunta a un regulador clave del proceso.

Guarente y Sinclair vieron que SIRT1 es una proteína capaz de modificar a muchas otras proteínas, y que lo hace en respuesta al indicador universal del estado energético de toda célula: un derivado de la vitamina B3 llamado NAD. Eso les indicó que SIRT1 podía ser el buscado nexo entre los genes de la longevidad y los, hasta entonces, misteriosos efectos de la restricción calórica.

La hipótesis recibió un respaldo decisivo cuando Pere Puigserver, del instituto del cáncer Dana-Farber, en la Universidad de Harvard, demostró que la restricción calórica eleva los niveles de NAD en el hígado de los mamíferos, lo que a su vez estimula la actividad de SIRT1. Pero ¿a qué se debe esta íntima conexión entre la longevidad y la escasez de comida?

"La única causa que puede explicar ese conservado proceso evolutivo del envejecimiento es que esté controlado por un programa genético", responde Puigserver a EL PAÍS. "La misma explicación se puede dar a los efectos universales de la restricción calórica sobre la longevidad, porque la escasez de nutrientes controla la actividad de esos mismos genes conservados".

"Los nutrientes son una señal muy primitiva", prosigue el investigador español, "que en los animales se ha conectado con las hormonas que controlan el metabolismo, como la insulina. Ahora bien, la pregunta clave es cuántos genes están implicados, cómo funcionan y qué proceso celular es el determinante".

"Las sirtuinas son genes de la supervivencia", añade por su parte Sinclair. "Evolucionaron para mantener vivos a los organismos en los tiempos adversos. Cuando la comida escasea, SIRT1 se enciende, y creemos que esto es lo que permite a los animales sometidos a una dieta estricta vivir más de lo normal y con una salud mejor de lo normal. Ya sabemos por estudios con ratones que los activadores de SIRT1, o stacs, confieren los mismos beneficios que una dieta hipocalórica".

En noviembre, un equipo dirigido por Johan Auwerx, de la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausana, mostró que uno de esos activadores, SRT1720, imitaba en pruebas con ratones todos los efectos beneficiosos de una dieta baja en calorías. El fármaco experimental previno por completo el engorde de los ratones tras 10 semanas de dieta rica en grasas, además de evitar que desarrollaran resistencia a la insulina: el umbral de la diabetes y el daño cardiovascular.

Uno de los autores del trabajo es Carles Canto, del laboratorio de Auwerx en Lausana. "SIRT1 constituye una diana tremendamente atractiva para la industria farmacológica", dice el científico. "La activación de SIRT1 parece promover acciones antiinflamatorias y una mejora metabólica global en situaciones de obesidad e intolerancia a la glucosa. Pero sus efectos sobre la longevidad no están tan claros en mamíferos".

Puigserver coincide con esa apreciación: "Aunque en organismos inferiores se ha demostrado que los activadores de SIRT1 extienden la vida, sus efectos en mamíferos parecen estar más ligados a la protección contra las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como la diabetes, el cáncer y la neurodegeneración; de modo que afectan al tiempo de vida, pero de una manera más indirecta".

Si las nuevas moléculas están basadas en el resveratrol del vino tinto, ¿qué se puede decir sobre el compuesto original? "Los estudios con resveratrol son prometedores en cuanto a su posible uso terapéutico", responde Canto. "Pero las concentraciones de resveratrol en el estudio de nuestro laboratorio equivalen a unos 300 vasos de vino diarios, lo que estaría muy lejos de resultar beneficioso para la salud".

Mientras llegan los avances farmacológicos, siempre queda la opción con mejores credenciales entre todos los expertos. "Lógicamente, no existe la vida eterna", dice Canto, "pero sabemos por los estudios en animales que la restricción calórica permite aumentar tanto la vida media como la vida máxima, el techo biológico máximo de cada especie".

"La restricción calórica está comprobada en muchas especies, y hay ciertos indicios en humanos", añade Puigserver. "Hay otros regímenes que -al menos en ratones- parecen tener una eficacia parecida, como las dietas deficientes en metionina o el ayuno intermitente".

Comer un día sí y otro no: eso sí que es una larga vida.


La verdera edad de los centenarios
Según el mito fundacional, Juan Ponce de León descubrió Florida mientras estaba buscando "la fuente de la juventud", un manantial de aguas curativas que, al parecer, el conquistador castellano esperaba descubrir en el Nuevo Mundo. Las fuentes rejuvenecedoras ya habían sido mencionadas incluso en el Romance de Alexandre, donde se glosaban las hazañas de Alejandro Magno, y hasta Herodoto atribuía la excepcional longevidad de los etíopes a unas aguas que bebían a escondidas.

"No hay materia tan cubierta de engaño, falsedad y fraude deliberado como los extremos de la longevidad humana", solían advertir las ediciones antiguas del Libro Guinness de los récords. Los editores estaban hartos de publicar falsos récords de edad. Pero siempre ha sido así. El adivino griego Tiresias alcanzó los 600 años, aunque esto es fácil siendo un personaje mitológico. Adán, con sólo 930 años, se vio humillado por los 969 de Matusalén. Aún antes, un rey sumerio dijo haber cumplido los 72.000 años.

Con el envejecimiento de la población y el aumento de los estudios gerontológicos, los registros documentales se han puesto mucho más serios. Y la realidad es que sólo hay 70 casos demostrados en la historia de personas que hayan alcanzado los 114 años. De ellos, sólo 25 alcanzaron los 115 años, y sólo 10 llegaron a los 116. La única persona que, demostradamente, ha pasado la barrera de los 120 es Jeanne Calment.

La esperanza media de vida sigue aumentando actualmente en los países occidentales a un ritmo de unos dos años por década. La principal razón son los avances en el tratamiento del infarto. Estas técnicas son muy costosas, y también imperfectas, porque no suelen devolver al paciente la calidad de vida que tenía antes del ataque. Para los especialistas se trata de una situación poco sostenible. Todos coinciden en que el futuro necesita un fuerte componente de medicina preventiva: evitar los infartos, por ejemplo, sería mucho más eficaz que curarlos.

La investigación de la longevidad está en esa línea. Lo estaría incluso si no alargara la vida y se limitara a mejorarla mientras dure. El centro lógico del envejecimiento lo es también del desorden metabólico, del sobrepeso, de la diabetes y, a través de ella, de los daños cardiovasculares y otros jinetes del apocalipsis. Abrir un nuevo flanco en estas servidumbres de la edad no es como descubrir Florida, pero no deja de ser una conquista.

Fuente: Elpais.com


_____________________________________________________________________________________

Jeanne Calment



Jeanne Calment a los 22 años

-Que miraba a Van Gogh a los ojos... La Existencia

_____________________________________________________________________________________



Las Hilanderas de Velázquez, con una preciosa explicación de Agustín Romero Barroso en los comentarios.

_____________________________________________________________________________________
Nadie nos dice

nadie nos dice cómo
voltear la cara contra la pared
y
morirnos sencillamente
así como lo hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que caminó en pos d su agonía
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al compás
del cadencioso resuello
de su trompa

sólo en el reino animal
hay ejemplos de tal comportamiento
cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta

Blanca Varela (1926-2009).




_____________________________________________________________________________________






ESTÁS AQUÍ PARA SER FELIZ.




"Estás aquí para ser feliz"

63 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Me encantaría tener ese elixir, mmmm

Fauve, la petite sauvage dijo...

Mi abuela materna y mi tía abuela materna-paterna lo tuvo/tiene; mi abuela vivió feliz muchísimos años hasta los dos últimos, siempre ágil de cuerpo y con la cabeza lúcida completamente. Mi tía abuela, hermana de mi abuelo paterno, vive y tiene ya 102 años, y aunque ahora empieza a flaquear su memoria a ratos, el resto está lúcida y encima guapa, guapísima. Increíble pero cierto, doy fe.
Y digo yo que lo de Van Gogh también influirá en algo... ¿Viste lo de Jeanne?
Besitos ;-)

BLAS dijo...

Súper interesante este artículo, Fauve, hasta me lo he repasado y todo... Las sirtuinas, mira tú lo que consiguen... Y lo de comer un día sí y otro no, la dieta hipocalórica. Qué curioso, oye... A ver si se ponen las pilas con la investigación antes de que me salgan a mí mas arrugas de la cuenta, jeje.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

En fin, el mito de la larga vida... Una vez más redivivo, que ese es el único longevo...
Desde luego abomino de largas vidas según para quien, porque al tenor del comportamiento de los más este planeta tiene los días contados y la malaleche es irredenta, iría a más y mejor por esos vividores del elixir.... Soy de los clásicos, la vida cansa, la vida debe durar lo que debe, sin artificiosidades ni motores... Y antes que asegurar la larga vida de algunos pagadores del servicio del Mercado de la Larga Vida, se debe asegurar la vida, que lo sea de verdad para todos, no sucedáneos y espectáculos inanes... Lo demás me parece una excesiva canallada.

Está bien este debate.
Besos vitales y revitalizadores

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Fuera calorías
A dentro el vino tinto
Cuidado con la señora Calment, si le alquilas el piso
Fauve, felicidades,el elixir es hereditario

Dr.Krapp dijo...

Ay la longevidad el viejo mito de vivir más ¿pero de que manera?
Interesante la reflexión que hace la película El caso curioso de Benjamin Bottoms, con ese personaje de Brad Pitt que nace viejo y transcurre su vida al reves: envejeciendo por dentro y rejuveneciendo por fuera. Una película que te recomiendo, Fauve.
El tiempo siempre es dolor, se dure mucho o se dure poco. El tiempo siempre es sinónimo de pérdida, ya que cada uno de nosotros tenemos un tiempo distinto que es signo de nuestra identidad y nos separa irremediablemente de los demás.

Candela dijo...

Tengo que decir que yo a mis 39 años no tengo casi arrugas y ni una cana. En mi familia las canas no salen a las mujeres hasta bien entrarda en la cincuentena. Mi abuela solo tuvo durante muchos años un penacho blanco, el resto negro como la pez. Mi madre no tiene muchas canas (tiene 58 años) pero es que como estuvo con quimio hace un par de años, "mudó" todo el pelo, asi que el que le ha crecido nuevo no tenia canas.

El futuro bloguero dijo...

Ayer me quedé con cierta sensación extraña, al leer que el techo de la vida está en 122 años...

Espero que sean buenos, los casi 80 que me quedan, jajaja.

Gracias por el cartel de la peli.

Besos de cine

Fer dijo...

¿122 años es el techo de la vida? Madre mía, el tiempo que aún me queda para hacer el cabra...

L. dijo...

Dios mío!!! Debes ser agotador vivir 122 años... y aburiiiiido.
Imagina que con 80 años te dicen que aún te quedan 30 más de vida... se tienen que hacer tan largos.
Yo, desde luego, paso.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hola, amigos!
No me olvido de contestar; es que estoy pensando... y con cada comentario vuestro se me ocurre una nueva cosa; como habréis comprobado la entrada sigue engordando, creo que para bien.
Me gustan vuestras opiniones y para todos tengo afinidad y réplica, así que esperaré un poco, con vuestro permiso.
Mil gracias por venir por aquí y me alegro muchísimo de que el tema os haya interesado.

manuel_h dijo...

quién le iba a decir a Jeanne cuando le hacían la fotom que 99 años más tarde seguiría dando guerra!
de todas formas, parafraseando al presidente de "El ala Oeste": no es lo mismo tener una vida muy larga, que tener una vida que se te haga muy larga.

Gracias por tus paseos por mi blog!

SUSANA dijo...

Qué interesante artículo, Fauve!

(Me quedé pensando en Jeanne Calment, la mujer que conoció a Van Gogh...todavía fumaba...)

De verdad, no sé si quiero vida en cuantitativo, pero lo que fuere, en cualitativo luce sensacional.

Apunté el tema de las calorías!

Muchas Gracias! Besitossssss

martaminguella dijo...

Fauve, soy Marta.
Excelente tu escrito, me haq encantado y aunque sea a trancas y barrancas a mi me encantaría vivír los años que fuesen.......ja,ja,ja
Así vería cosas que ahora ni imaginamos..como mi abuela que cuando nació, se cocinaba todo en una lumbre con troncos y maderitas y cuando murió se metian los platos segun ella (que cacharro tan raro) en un microondas...es una chulada.
Oye y perdona si pensasrte que me referia a tí con la foto de la sra. mayor..que va yo creí que eras la joven con esos ojos azules, por eso te puse lo de "artísta", pero veo que metí la pata..perdona.
Un superbesazo.
Marta Minguella.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Un mensaje para el futuro bloguero y una recomendación para los demás, que no viene a cuento, o quizás sí: la peli Los muertos van deprisa. ¡Ya la he visto! ¡Genial! Hacía mucho tiempo que no pasaba un rato tan bueno en el cine, que no odiaba a la gente cuando se reía y me reía yo con ellos, que no odiaba a la gente cuando comentaban en alto, que hasta con las frases previsibles me gustaba que las dijeran, que disfruté cada escena, cada frase y cada plano... Si queréis disfrutar de esta vida un par de horas, no os la perdáis.
Bueno, el mensaje también va para Ángel, aunque supongo que estos días estará liado y no leerá esto, pero quiero darte la enhorabuena, ¡genio!
Apuntad la recomendación ;-)

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hola!

He cambiado de idea (¡qué raro en mí! xDD y voy a ir contestando uno a uno vuestros comentarios.

BLAS, gracias por leerte todo este tocho que he metido y aún he ampliado; a mí me parece un tema fascinante pero no sé a vosotros; en cualquier caso con lo del ayuno estoy completamente en contra; creo que no debe jamás saltarse ninguna comida y que eso puede acarrear problemas serios, desde una simple lipotimia hasta...
Y lo de las arrugas, si uno está bien y contento, ¡qué más dan!

Agustín, tienes razón, otra vez el mito supera en longevidad a su contenido... Aunque creo que también es un mito el de que la vida larga canse. ¿Por qué?

Vita, exacto. En mi caso no sé si poseo el gen ya que en mi familia hay de todo, como en todas, supongo. Pero me refería a los casos que conozco de primera mano, como mi vecina que quería llegar a los cien años y llegó; lo celebró y al día siguiente se murió. Parece un cuento, pero es verídico.

Sí, Krapp, gracias por la recomendación; ya pensaba ir a ver la película; yo os recomiendo a todos Los muertos van deprisa (por cierto, sale nuestro amigo comentarista El Futuro Bloguero y el director es Ángel de la Cruz, enlaces que tenéis en mis recomendaciones); se pasa un rato estupendísimo... y no puedo decir más, ya que cuanto más se diga peor para el que vaya, es mejor sorprenderse en directo y en pantalla grande, y lo digo yo que como sabes soy de vídeo y sofá... También quiero ver Slumdog Millionaire y El lector, así que esta temporada estoy cinéfila perdida, para mis costumbres habituales. Pero no comparto tu pesimismo, no necesariamente uno está mal porque sea mayor, ni está bien porque sea joven.
Candela, en mi familia también hay pocas arrugas y canas tardías, además de cuerpos esbeltos tanto en rubios como morenos y tanto en la familia paterna como en la materna; en mi caso como ando pachucha no me voy a incluir en el grupo pero eso me da más pie para decir que no importa la edad sino el estado, aunque inevitablemente al cumplir años el cuerpo se vaya deteriorando pero no necesariamente y tampoco el cerebro, que cada vez es más sabio si se sabe mantener despierto y ágil y sobre todo curioso y con ilusión. Genes que seguro tienen tu familia ;-) y que me importan más que las canas o las arrugas, sinceramente. Para el que le importe eso ya están las operaciones de cirugía estética; para el que le importe más el cerebro no hay operaciones pero sí trabajo que hacer...

El futuro bloguero y actor de la peli, a mí me quedan por ahí también, y, como mi abuela, voy a decidir esperar cumplirlos y tan sana y despierta y actual y feliz como ella, y tú que lo veas ;-)
El cartel de la peli enlaza a tu entrada sobre ella porque sobre la peli y el blog de Ángel ya tengo enlaces, recomendaciones y cosillas.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Sigo:

Fer, ¡y la vaca! :P Aprovecha el momento, que decían aquellos...

Lucía, siento no estar de acuerdo contigo; a los 3 años los 20 parecen muchísimos; a los 20 los 4o; a los 40 los 60, etc. Si te dicen ahora que te quedan x años y que qué te queda por hacer, tengas la edad que tengas y estando sana (o tirando), ¿se te ocurriría algo? Estoy segurísima de que sí. Besos, querida, que hace mucho que no te los mando, y también mimitos a Lucas, ya me contarás qué tal va vuestra interrelación.

manuel_h, ¡gracias por venir por aquí! Supongo que ahora entiendes por qué te envidio... Pero quizás si tengo una larga vida y buena, pueda ser casi como tú. Tienes toda la razón del mundo: no es lo mismo, no; ahí está el quid de la cuestión, y si podemos hacer cosas para conseguir mejorar la calidad de vida... ¿por qué no intentarlo?

Susana, gracias; casi todos los casos que he conocido o de los que he sabido de longevos fumaban o tomaban su copita de vino (eso último está más que demostrado) o de licor de guindas, como mi abuela que hacía las dos últimas, jajaja. Lo de las calorías también me lo anoto yo, pero... ¡no vayas a ayunar! Y recuerda que un bombón de vez en cuando no sólo ayuda a llevar mejor una dieta sino que alegra cuerpo y espíritu, que vida, larga o corta, sólo hay una. A mí también me ha impresionado mucho todo lo de Jeanne y he seguido tirando del hilo; ¡quizás sería una buena mujer para tu blog! Mil besos, guapísima de la voz maravillosa.

Marta, ahí, ahí, tú sí que sabes ;-) Tranquila que lo de la foto ya lo sé, fui yo quien las cambió de orden sin haber visto mi mensaje y me reí mucho y por eso te puse ese mensaje en el blog de Candela, ya que se supone que tengo 104 años (solamente, ajaajaja). Como muy bien sabes, al ir pasando la vida se va aprendiendo, pero hay gente a la que por un accidente, una enfermedad o cualquier experiencia excepcional cambia de repente todos los criterios que tenía hasta entonces y empieza a valorar cosas que antes ni siquiera era consciente de poseer... Quizás esa sea la esencia, quizás por eso merezca la pena vivir y luchar por vivir lo mejor posible. Mil besos.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Se me han quedado muchas ideas en el tintero; quizás el tema siga dando de sí, que puede... y con creces. Espero por si hay más comentarios (qué creída soy) y añado una pregunta, ¿qué consideráis por vivir más? ser viejo, operarse, ejercitar el cerebro, estar sano, todo eso, no sé; ¿cómo imagináis vuestras respectivas y futuras vejeces?

Fauve, la petite sauvage dijo...

Aaaaaah, y ante todo quería dejar claro lo que pensaba que ya lo estaba: la entrada está copiada de pé a pá, cito las fuentes y lo que me interesa es el fondo, no la forma; por si acaso me acusan de fraude como a esos mequetrefes de poca monta que andan por ahí... (ver blog de Candela, menudo plagio le han hecho a mi queridísima amiga; a ver qué os parece: http://candela123.blogspot.com/2009/03/panda-de-copiones.html y si no funciona así, entráis en su blog y leéis la entrada y comentarios llamada Panda de copiones).

Fauve, la petite sauvage dijo...

Aaaaaaaaah, y quiero anunciar que, a pesar de los pesares de tener ya 104 años, esta menda lerenda va a tener su segunda sobrina, cuyo sexo conocimos ayer y, como el fantástico anuncio de la Coca, estoy, primero, deseando que nazca (¡tendremos que esperar hasta julio!) y, por supuesto, deseando que tenga un futuro felicísimo, como su hermana, mi hasta ahora sobrina favorita ;-) que también está feliz esperando a su hermanita, y todos deseando ver a las niñas.

América dijo...

Amiga muy completa información,apunto todo,pero eso si que nos veamos como estamos ahora jajajjaa,leo que tienes una familia longeva,así que larga vida a la reina.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Gracias, América. Pues va aquí un aspecto más a tocar de este tema:

http://www.lavozdegalicia.es/
genteytelevision/2009/02/16/
00031234770152677492573.htm

Juntar, copiar y pegar, ya sabéis...

Fauve, la petite sauvage dijo...

(Es "La dieta del photoshop").

Poetas Anónimos dijo...

Hola!!!Te invito a participar de un nuevo espacio, seria un gusto tenerte entre los usuarios y/o entre los comentaristas,
intentamos crearlo en comunidad de escritores(POESIAS, CUENTOS, Reflexión, ETC).
la direccion es http://poetasanonimossa.blogspot.com
en la pagina esta como registrarte para poder publicar, espero tu respuesta, muchas gracias.
El mail por cualquier duda es poetasanonimossa@ymail.com.

P.D:Si te gusto la idea puedes invitar a mas escritores a sumarse, Gracias nuevamente.


Poetas Anónimos

verdial dijo...

Mi familia por parte de mi madre casi que lo tienen. Yo no sé si será genético o la capacidad de la persona de mantener el espíritu joven, pero andan cerca del centenario y parece que no pasan de los 60.

Interesantísimo artículo.

Un abrazo

Allek dijo...

maravilloso tu espacio...
te invito al mio...
saludes.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Veo con pena que ha desaparecido un hermoso comentario sobre la inmortalidad de verdad... La de la literatura. Y hablaba de Bomarzo, la estupenda novela de Mújica Lainez que os aconsejo leer si no lo hicisteis... De la simultaneidad de otra revista que publicó un reporteje o cosa sobre Peter Pan y Wendy, esos centenarios nenes eternos, en la misma fecha que la que cita Fauve... Porque la longevidad con sabiduría y madurez, sino es una caca...
También citaba la novela de Gunter Gras, El tambor de hojalata, estupenda escritura frente a la mediocridad perversa por falta de inteligentes lectores, de los nulos narradores de hoy... Y ese personaje de Oscar que se niega a crecer, a tener años, como rebeldía contra los mayores, no quiere ser mayor; pero no como Peter Pan, que es agilipollado mentecato, , inestable emocional, con baja autoestima, aspirante a mucho sin poner nada, con una malaleche egoísta contra los otros, a los que considera opositores y competidores, a los que trata de anular o emular como el niño gordito que dice que el balón es mio y se juega como yo mando, ea!... Oscar no es el eterno niño, en manera alguna.
Bueno, que creí que lo enviaba bien, mi comentario, y que quedaba en tu blog, Fauve, y he vuelto para mirarlo y ha desaparecido...
A ver si este permanece, y crece en sabiduría y amor, en años y decencia... Porque a mí eso de querer vivir tanto y tanto, sin preocuparse de calidades reales ni de valores me mosquea mucho... Creo que los sabios deberían tener ese privilegio... Si lo tienen todos, pues, ¡¡apaga y vámonos!! ¡¡Qué vamos a tener que aguantar tontos mucho tiempo!!
Escribía sobre el judío errante, ¿Tal vez Caín?, ¿O Lázaro? el resucitado por Cristo e inmortal, cono siglos de edadddddd, y el mismo Cristo como mito, en su faceta humana, que vive, y vive y vive y a partir de su inicio-nacimiento de vida se marca nuestro tiempo convencional de exsitencia, de medición de ese tiempo, de vida, los años... A todo eso me refería como mito, mito y mito... Y en todo ese mito está el enorme cansancio de la vida, tanto de Caín, penando por los siglos, como de Lázaro, de Peter Pan, y el enorme aburrimiento del personaje de Bomarzo, y otros de otras novelas, relatos, etc., que callo... En todos es una constante el cansancio de la vida, salvo que se sea creyente y el infinito de la prometida en el cielo y el mismo infierno no canse... Que esa es otra.

besos

Fauve, la petite sauvage dijo...

Poetas Anónimos, como bien dice mi perfil, ni soy escritora ni quiero serlo, y añado que la poesía no se me ocurre ni tocarla, sólo para disfrutarla leyendo la buena ;-) Pero ahí queda tu "anuncio" y si a alguien le interesa, pues que vaya; gracias por la invitación.

Enhorabuena, Verdial, si lo consigues será una verdadera alegría; creo que el aspecto importa menos que el estar bien en otras cuestiones. Además, hace unos años una persona de 70 años era un viejo; hoy en día con 70 años anda que no está chula la gente; y si me ponéis por ejemplo alguien enfermo yo pongo miles de jóvenes enfermos o no, simplemente que no sepan disfrutar o valorar la vida. ¡Un beso!

Allek, gracias, visitaré el tuyo también.

Agustín: ¡equiliquá! Alguien tenía que decirlo, yo espero tantos temas, y... ¡quién mejor que tú! La literatura sí que es eterna, sí señor; por cierto, Bomarzo es uno de mis libros requetefavoritos que guardaba como oro en paño a pesar de poseer una edición barata, pero se lo presté a una compañera de trabajo mientras pasaba problemas pensando que sería un poco una cura, ahora ya no los pasa y no me lo devolvió; ojalá lea esto y se acuerde porque la pena es que estoy casi segura de que no es porque lo guarde como oro en paño precisamente. En fin, cosas de la vida...

Yo intento no tocar determinados temas porque prefiero que salgan de vosotros; a mí me gusta comentar, no dirigir ni responder como si yo fuera experta en el tema; cada uno sabe de lo suyo y por eso me encanta tu comentario; me gustaría que alguien se animase a tirar del hilo aún más, porque es un hilo... de oro.

Pero si nadie se anima, yo guío un poco: que conste que quedan otros muchos temas pendientes, además del apuntado por Agustín, como la calidad de vida, que se ha tocado de refilón, o qué importa realmente: ¿por qué hay tantas operaciones de cirugía estética y dietas milagrosas que intentan emular la longevidad cuando sólo son un autoengaño con cara de hija de Franco? (o de Ana Obregón, si al final todas son iguales; mirad el perfil de Penélope Cruz, jaja, con lo atractiva que la veía yo cuando empezaba) ¿por qué no asumimos arrugas y canas y somos felices como somos, y leemos, y pensamos, y culvitamos más el cerebro que el cuerpo -creo que es necesario también pensar en la salud y la estética, pero que la desproporción actual es tremendamente exagerada- y no precisamente con los brain trainings y demás? Y quien dice la lectura dice la cultura en general: la pintura, la escultura, la poesía, los viajes, la educación, las conferencias, los museos, el estudio, la lectura, la naturaleza, los animales,,, buf, ¡tantas cosas!, en vez de estar todo el día en el gimnasio o mirándose la arruga en el espejo o dándose potingues o yendo a comprar ropa y ropa para no repetir demasiado y el tiempo libre pasarlo viendo la tele, chateando en el ordenador (con la de información que tiene internet) o incluso viajando pero para decir "yo estuve allí"... Creo que esta vez me explico ;-)

También mi admiración a la gente mayor, famosa o no (como siempre pongo gente famosa en el blog...) porque saben realmente lo bueno de la vida; claro que no todos, y, sin ese don, ya no quieren más y prefieren morir porque no se les ocurren más cosas por las que seguir viviendo, que de todo hay, pero en ese grupo también hay jóvenes. Y no me refiero a la negación o no asunción de la muerte, que es otro tema. Los mayores, además, pueden ser gruñones o tener mal carácter y ser maniáticos: eso es algo que también poseemos los menos mayores y que sabemos a ciencia cierta que se acentúa con la edad, ¡quién nos verá a nosotros si llegamos a cumplir muchos años! Así que hay que irse preparando por si acaso para saber sacarle todo su jugo a la vida. El que quiera seguir viviendo, claro.

Insisto en que esta es mi opinión y quiero saber la vuestra, si os apetece decirla.

(Tu comentario, Agustín, si no se publicó tuvo que ser por la palabra de verificación o por culpa de blogger, ya que no modero los comentarios).

Mil gracias a todos por los vuestros (comentarios), ¡espero que sigan! que queda mucha tela; animáos a dar vuestra opinión.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y felcidades a los padres ;-)

¿Por qué no existe un día del hijo? ¿Por qué los padres siempre responden que ese es todo el año? ¿Por qué nadie me regala nada? :P

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ay, seré burra, quería terminar comentando la relación entre la longevidad y peter pan, completamente opuesta, del que no quiere crecer de verdad y hacerse adulto, y no supe cerrarlo, en fin, supongo que Agustín lo dijo mejor y yo puse mi granito de arena. Qué desastre, jajaj; menos mal que tengo mucho sentido del humor, que también es muy bueno para saber envejecer con alegría y dignidad...

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Una petit puntualización. No uso expresiones del poder, tal vez por eso mi estilo es "raro" y a veces "difícil" de entender por el común. Expresiones como "calidad de vida" me horrorizan, entre otras muchas que impone la gente de Arriba y sus medios. Por eso me ha extrañado que digas que trato de ella. Debe ser algo similar que tú identificas con ese concepto.
Y hablando de tirar del hilo me acuerdo de la leyenda de las Parcas, que eran las que cortaban el hilo que representaba la duración de cada vida humana, y que Velázquez representa genial en Las hilanderas; de las tres Parcas, una hilaba, la otro extendía la longitud del hilo, que era lo que duraría la vida humana que representaba ese hilo, y la otra lo cortaba según le diera la gana...
No pasa nada, Fauve, ya sé que tú no controlas los comentos, eso ha debido ser de Blogger, que yo bien registré la parole...
Un beso pa tol día, ¡¡mua!!

Fauve, la petite sauvage dijo...

De calidad de vida he hablado yo, chámalle equis -en cuanto a la expresión- y no creo habértela atribuído, sino que me has dado la idea no sólo de que la literatura sea inmortal, sino de que nos hace inmortales al leerla; eso lo dejaba para otro comentarista pero bueno, lo diré yo todo; cuando nos sumergimos en la lectura pasamos a otro plano que no tiene tiempo y nos convertimos en inmortales.
En cualquier caso el tema en general es la prolongación de la vida con medios naturales y en buen estado, puedes ponerlo con palabras más bonitas, que yo no sé, y puedes hablar de inmortalidad, que me encanta que surjan esos temas, pero esto es lo que hay.
De hecho, con mi comentario que comenzaba con "tu" inmortalidad de la literatura y continuaba con el rollo que solté, quería cerrarlo con tu alusión a Peter Pan, pero se me fue la olla y no supe hacerlo. Sé que todos los que esto leen tienen requetecapacidad de sobra para saber qué idea tenía o para encontrar nuevas y tienen su propio criterio; de hecho hay mucha gente que lee esto y me comenta en persona pero no escriben (son libres, pero me gustaría que lo hicieran, la verdad) y por eso lo dejé al entendimiento de los demás sin borrar mis comentarios y comenzar de nuevo.
Y por supuesto que no borré tu comentario, ¡sería el colmo! No borro los que no me gustan, menos aún los que me encantan; soy rarita pero no absurda ;-)
Un beso y un abrazo muuuuu grandes.

Fauve, la petite sauvage dijo...

No he podido resistirme a modificar "una chispitilla" la entrada. Gracias, Agustín.

Fernando García-Lima dijo...

No sé si quiero vivir muchos años... Desde luego, mejor darme cuenta de que los vivo, aunque sean pocos.

Es mejor dejar un bonito (y lúcido) cadáver, ¿no?

Un beso

p.s. Gracias! :-)

Fauve, la petite sauvage dijo...

No. Los cadáveres nunca son bonitos. Somos inmortales sólo en el recuerdo, que en varias generaciones se desvanece, así que...
Una cosa que me intriga mucho es que dices que prefieres vivir dándote cuenta de que vives, aunque sea a costa de ser pocos años. ¿Por qué todo el mundo se empeña en hacer esa asociación? ¿Por qué no se puede vivir muchos años dándose cuenta de que se viven? ¿Por qué van a ser excluyentes ambas cuestiones? ¿Por qué nadie lo desea?


¿Cuándo queréis morir? ¡Si nadie se quiere morir!

Como Pandora abriendo o no sus bolsas de Zara y todo el mundo hablando de compras... Es un guiño de mala, muy mala que soy, pero es que me da pena que la gente no sepa leer.

Besísimos.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Natasha Richardson, actriz británica de 45 años casada con Liam Neeson, hija de Vanessa Redgrave y de Tony Richardson, sobrina de Corin y Lynn, y nieta de sir Michael Redgrave y Rachel Kempson, hermana de Joely Richardson, tuvo un grave accidente esquiando en Canadá en la estación de Mont Tremblant, cerca de Québec, ha fallecido.

Descanse en paz.

Fauve, la petite sauvage dijo...

http://www.elpais.com/articulo/
gente/Muere/actriz/britanica
/Natasha/Richardson/elpepugen
/20090319elpepuage_1/Tes

Fauve, la petite sauvage dijo...

Olvidé citar a sus dos hijos.

¿Un cadáver bonito? ¿No le quedaba ya más por hacer?

Perdón, perdón, perdón, pero no pude resistirme.

Candela dijo...

Nena, que la pobre Tasha murio anoche a las 9, que lo estoy oyendo desde entonces :((
Aqui se la queria mucho, porque Liam Neeson, que es de Ballymeena es una especie de heroe nacional...

Fauve, la petite sauvage dijo...

Bueno, yo me acabo de enterar y por eso lo he puesto, Candela. La verdad me parece no sólo terrible, sino terrorífico. Me ha afectado mucho sin conocerla de nada, sobre todo cuando estábamos hablando de estos temas. ¿Quizás su vida tan aprovechada y privilegiada justificaba un cadáver bonito? Sí, ya sé que hay que afrontar la muerte y todo eso, pero... Bueno, mejor me voy a callar.

Y Liam Neeson siempre ha sido mi debilidad, lo confieso ;-)

Candela dijo...

Pos ahora es viudo...

Y no hay cadaver bonito, a tos se los comen los gusanos.

Fauve, la petite sauvage dijo...

A lo primero te diré: halaaaaaa, qué brutaaaaaaaa, aunque yo soy más joven que ella y... Bueno, perdón a los que no gusten del humor negro.

A lo segundo: ¡pero si eso es lo que vengo diciendo! ¿Quién quiere dejar un cadáver bonito? ¿Por qué no nos preocupamos más de vivir más y mejor?

Besos, Candeliña, que me voy a la camurcia a soñar con Liam... (jo, pobriño, también. Malo, para el que se va, como se dice aquí, pero también para los que quedan es tan terrible...) Y perdón por ponerlo con un día de retraso, caray, qué exigente eres, ya no sé si te mandaré las pipas, jijiji.

Candela dijo...

Pos sera humor negro, pero ya sabes lo que dicen: El muerto al hoyo y el vivo al bollo!!! Y bollo es el Mr. Neeson!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Neniña, que te llevo años y no tengo arrugas y mis ojos son azules; mi inglés bastante bueno (ya sabes que tuve un novio inglés cinco años que no sabía español) se me ha olvidado casi por completo así que seguro que hacemos la pareja del año. Las bebitas, a la cola; cuando me muera a los 120 te lo paso :P

Fauve, la petite sauvage dijo...

Perdón, a los 122. Por ahora.

América dijo...

Amiga ha sido una confusión ,mía te deje el mensaje en la entrada equivocada,me refería a lo de los retoques en las fotografías sobre todo de las artistas para lucir mejor!!!!....tu colocaste el enlace del articulo y yo lo leí,no se por que pensé que me lo recomendabas a mi ajajaja,bueno espero este aclarado

Fauve, la petite sauvage dijo...

Aaaah, ajaajajja, me parto; bueno, no es muy difícil porque no veas cómo tengo el cuello de enrollado de tantas vueltas que le he dado a la cabeza... xDDDDD
Me alegro que hayas visto la entrada corregida, es que voy añadiendo cositas y... algunas van en la entrada y otras en los comentarios; en el correo llegan bien los enlaces pero en las entradas del blog no salen completas, por eso las corto.
Un beso, América. ¿Mañana conectamos?
Os animo a todos a acudir a RadioBlog primavera en el blog de Luz de Gas, yo estaré desde el primer minuto hasta el último y prepararé merendola para que no me pille sin comer, que tengo que cuidarme bien para llegar a los 122.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y para el que no haya entendido el entuerto, está en la entrada que se llama "tonto el que no lo compre" de este blog.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¿Dónde estás? Estamos todos aquí:
http://juan-duque.blogspot.com/

Si tú no, te estamos esperando...

Odi Noyola dijo...

¡Buenas! ¡Petite Sauvage! ¡Graacias! por tooodo. Ese anuncio es ¡Maravilloso! junto con todo el blog, como siempre ^-^. Sobre vuestros consejos (allá): así mismo ¡Preciosa! vos lo has dicho. Relativamente uno hace Yogha constantemente. Es una forma de vivir. Ke sería un problema o tonteria detener e/o ignorar. Desde ke aprendí a respirar con el Yogha soy otra persona. Me siento más ¡viiiiva y conectada con la naturaleza! >^.^< ¡Gracias Bonita! por darme luz /sabiduria /cuidado... ¡Graaacias! me ¡alegra! ke lo hagas {el yogha y todo eso, de cada instante ke hace vivir mejor. ke bueno por vos)... Es un placersote leerte ¡Graaacia por tooodo Sabia Fauve! >^.^<

Susy dijo...

Me lo he pasado genial , gracias.
Besitos dulces paisana!

El kioskero del antifaz dijo...

122 años... a cambio de beber vino tinto????

Más de uno saltaría de alegria con la noticia, pero...

... y los que no bebemos?

Nos queda la esperanza de que podamos llegar... al menos a 100, tomando zumos y Coca-Colas?

Excelente artículo. A ver cuando alguien escribe algo relativo a que la nicotina es cojonuda para el aumento del pene, o para multiplicar las neuronas... o algo.

Al parecer, el tabaco siempre sale perdiendo frente al alcohol, a pesar de que el primero... no altera el estado de conciencia... (claro... quizá por eso tiene más mala prensa).

besos

Julito dijo...

Acojonante blog, Fauve.

Fue un placer escucharte en el radioblog de Juan.

Un lujazo conocerte, y sí, el de la foto con las acelgas en la cabeza soy yo.

Un besazo.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hola, Eponine! Tü sí que sabes... y no, de sabia no tengo nada, ¡ojalá! lo que tengo son años, 104 nada menos... Qué bien lo pasamos en el progama, ¿eh? Lo que sentiste es lo que se siente la primera vez, y la segunda, y la tercera, y cada vez más, así que... ¡agárrate! ;-)
Te vi por el blog de Allek, gracias por dejarnos aquí tu invitación porque desde luego es un blog fascinante, desde los textos de los lados hasta las entradas y las fotos, ¡auténticamente fascinante! Ahora soy yo la que os invito a visitarle.

Susy, gracias a ti, por venir y por lo bien que lo pasamos, ¡qué carcajadas solté! y casi acabo llorando... de la emoción y la alegría. Fabuloso. Y también estupendo irnos conociendo cada vez más; recuerdo cuando llegué de la mano de Lisebe y no conocía A NADIE MÁS... Sois geniales todos. ¡Besos, guapa!

Bueno, Kioskero, es que de vino tinto te puedes tomar un vasito, pero de tabaco no puedes fumarte un pitillo a la semana... Y que conste que te lo dice alguien que fumaba un paquete y medio o dos hasta hará el día 23 de abril diez años, justo entre el día del libro y de Cervantes y Shakespeare y el de la Revolución de los claveles, una fecha intermedia sin conmemoración ninguna en que me dije ¿y por qué no hoy? y fue la tercera y la vencida... Y no me arrepiento en absoluto; perdí un placer, sí, que me sigue gustando el olor del tabaco, pero hay muchos otros placeres y prefiero vivir más tiempo con otros placeres que menos con ese, aunque también desearía que ocurriera con el tabaco como con el pescado azul, jeje. Mil besos. No, dos mil.

Jajajaj, Julito, gracias; el placer es mío. Por cierto, me tienes que recomendar a tu estilista, me encanta tu melena, como te dije xDDDDD Y al blog, qué le pasa, ¿te da miedo? :P Otro besazo.

¡Y saludos a todos!

América dijo...

Fauve????....Quien coemra todos esos dulces que ofrecieron el Sabado????

Fauve, la petite sauvage dijo...

La bruja de Eponine, o Epo9, como dice Efter, que con sus trampas consiguió ganar, la muy tramposa, grrrñññ. Pero así le salgan lorzas hasta el los párpados, hale. :P

¡Besitos, América! Qué bien me lo pasé...

Fauve, la petite sauvage dijo...

He tenido un lapsus: en el comentario posterior al de Julito, cuando dije Eponine quería decir Odi Noyola.
Ay...

Omaha Beach Boy dijo...

La vida que me gustaría vivir eternamente todavía la estoy pensando, pergeñando o imaginando. Hasta tanto no la tenga como un proyecto bien definido, prefiero morirme cuando me toque irme de este mundo, y si es posible que no sea de un modo traumático, ni para mí ni para mis allegados.


Fauve, últimamente estoy entrando muy poco en internet y navego menos todavía, pero seguiré estando, como baliza o como isla, según sean los casos.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Lo sé, lo sé; pero eso no significa que no te eche tanto de menos, como muchísima gente... o más.

La vida es eso justo que has dicho: vivir el presente como nos gusta, y asumir la muerte cuando tenga que llegar, pero no resignarse porque se tengan más o menos años o más o menos facultades; mientras uno pueda tirar para adelante y tenga proyectos y ganas de vivir y cosas por hacer, siempre merecerá la pena vivir.

Millones de besos. Bueno, sólo uno, que soy arisca, pero cariñosa a mi manera ;-)

toupeiro dijo...

Todos queremos vivir mil años y sentirnos como jovecitos; pero si no sabemos aprovechar la vida da igual vivir 100 años que 25 o 35.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Es que aprovechar la vida no excluye que dure más...
Besitos, toupeiriño meu.

ThL V9 dijo...

I blog frequently and I really thank you for your content. This great article has truly peaked my interest. I'm going to bookmark your website and keep checking for new information about once a week. I opted in for your Feed too.

Android Application Development dijo...

I have heard fine obsessions about this topic. Is there a way I can move all my word press content into it? Any kind of assist would be very much respected!

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares


¡Gracias, Kira!

Gracias, Athena, con todo mi cariño, mi admiración y mi vergüenza por no haber visto el premio en su momento

¡Locos por los gatos!

¡Locos por los gatos!
¿Te apuntas?

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer
Antoni Lozano

No compres, ¡adopta!

ÚNETE AL "MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD" HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !
¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Lisebe!

¡Gracias, Candela! Algún día iré a Limerick...

¡Graciñas, Lisebe!

¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Catman!

¡Gracias, P Vázquez "ORIENTADOR"!

¡Gracias de nuevo, P Vázquez "ORIENTADOR"!

PREMIO AL RETO "EN SEIS PALABRAS". ¡Gracias, Candela!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Nico!

Rosa Amiga por ser una cuentista

Rosa Amiga por ser una cuentista
¡Gracias, Groucho!

¡Gracias, P.Vázquez Orientador!

Lo encontré, por fin; ¡Gracias, Catman!

¡Gracias, Luis Antonio!

¡Gracias, Toupeiro!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Ababoll!