FAUVEROS

martes, 10 de febrero de 2009

El Encuentro

Bueno, al final escribiré de carrerilla, como siempre (las escasas veces que he escrito en el blog y las muchísimas en que he hecho comentarios).


Leyendo una entrada de la rutilante Candela, en la que hace referencia a otra entrada de la bárbara Barbarita, la chica murciélago, me ha parecido que aún hay un tercer caso, en el que me encuentro. Han coincidido dichas lecturas con la finalización del libro que estaba leyendo, "Historia abreviada de la Literatura Portátil", de Enrique Vila-Matas; acto seguido las he leído a ellas. Voy:

Unos tienen ídolos o, sin llegar a tanto, gente a la que admiran por lo que sea, ya sean actores, cantantes,,, artistas de cualquier tipo, famosos o menos famosos, vamos, a los que desearían conocer y, si se presenta la ocasión, hacen lo posible por acercarse.
(Excluyo, por supuesto, el caso de los "fans porculeros", como dicen mis mencionadas amigas, esos que van detrás de todos sus admirados sistemáticamente más tarde o más temprano, pues no creo que venga a cuento aquí).

Generalmente, y por lo que cuentan, no sólo Candela, los resultados son muy buenos y gratificantes para este tipo de personas, o para este tipo de proceder.



Por otra parte está el grupo de los que son como Barbarita: seres que se conforman con vivir su pasión de un modo, si no secreto, casi; pues no mueven un dedo por conocer a la persona ni tampoco parece que les interese mucho, o piensan que no van a interesar ellos a la persona, y sólo fantasean con la posibilidad pero se limitan a relacionarse con la obra y no con el autor.... ¡Ni falta que les hace! Bueno, leed cómo lo cuenta ella, que es mejor que no a través de mí, ¡sin comparación!


Como decía, se me ha ocurrido que existe un tercer caso, ya que al menos lo que me pasa a mí es distinto a las dos opciones o alternativas extremas expuestas. Debo decir primero que jamás me atreví a -ni me interesó mucho- pedir un autógrafo, en eso me identifico con Barbarita, exceptuando a los baloncestistas de mi paso de la infancia a la adolescencia, a los trece años, cuando el basket se llamaba baloncesto (Brabender, Luyck, Corbalán, ¡Tatchenko!…) contagiada por la euforia casi histérica de mis amigas.




Sí que me hubiera gustado conocer a genios fallecidos, pintores especialmente, también autores clásicos, o personajes históricos. Pero creo que eso es porque es imposible.

Despuès me he topado con algún famoso, pero jamás le hhe dicho nada, ni siquiera les miro, sólo disimuladamente y como si no les hubiera visto, ¡siento pudor! No se trata de una especie de soberbia o prepotencia que algunos tienen por naturaleza y otros por educación ni tampoco de respeto; es simplemente pudor.

Una vez, en el “Cortingléss“, estaba comprando unos libros para el que entonces era mi pareja, y uno de ellos, de bolsillo, el más pequeñito, el más sencillo y el más barato, era “Toxos e froles“, de Manuel Rivas; al ir a pagar a la caja… allí estaba él. La verdad es que no tiene mucho mérito; le he visto un montón de veces, sobre todo allí -y siempre he disimulado, claro; pero eso de tener en la mano un libro suyo y estar los dos juntos esperando por la señorita cajera… Nos miramos de reojo, yo con el tocho de libros y el suyo encima de todos (pues era el más pequeño). En fin, era casi obligado y hasta me pareció un acto de cortesía; quedé muy sorprendida con su actitud tan dulce y cariñosa y con la dedicatoria y el correspondiente dibujito tan mono que hizo, siendo además para un cumpleaños, pero a mi pareja parece que no le gustó mucho, aunque eso es otra historia.

Cuando Chiquito de la Calzada empezaba a ser famoso y yo me partía de la risa con él, a mis padres no les hacía gracia pero se carcajeaban “porque yo les contagiaba la risa”. decían (nunca supe si eso era cierto o una excusa por no reconocer que les hacía gracia). Mis padres pasan mucho tiempo en Málaga y encontraron a Chiquito en el parking del Cortinglé también, jaja, y mi padre ni se lo pensó: se acercó a él mientras mi madre estaba azorada por si le molestaba y le pidió un autógrafo “para su hija“; me trajo por sorpresa a Coruña la foto-postal dedicada que me hizo, además de mucha gracia, mucha ilusión, la verdad; además imaginarme a mi padre hablando con Chiquito es una de esas cosas de la vida que darías algo por haber podido ver…

He saludado muchas veces por la calle al ex alcalde y ahora embajador en la Santa Sede, Paquiño el Terrible; pero siempre como consecuencia de mi tremendo despiste, pensando que era alguien a quien conocía. Eso mismo me pasó con políticos autonómicos cuando estudiaba en Santiago, que luego ya me saludaban ellos a mí, supongo que de la misma forma...

Bueno, ¡a lo que iba!

El caso es que mi admiradísimo Enrique Vila-Matas, que tanto me gusta y al que se refiere precisamente Barbarita con este tema, que, por cierto, fue gracias a él que nos “conocimos“, es alguien con quien me pasa algo especial: él lo sabe, ya que juega con sus lectores y establece un vínculo que todos los que sentimos gusto al leerle sabemos, conocemos y percibimos, además de prestarnos a él. Debo reconocer que me encantaría conocerle. Pero me gustaría conocerle “porque ya le conozco”, no ir a su encuentro.

He tenido ocasión: ha venido algunas veces a Coruña y he estado tentada de ir a sus conferencias pero al final no lo he hecho: no he querido verle ni siquiera desde el público, ¡y no encuentro respuesta a este sentimiento! Se podría describir como una mezcla de emoción y miedo combinados con un pudor exagerado, extremo; parece como si me hubiera atrapado tanto con sus lecturas que si me viera en el público pudiera reconocerme y saber lo que estoy pensando y todo, como si yo fuera “sólo“ él .-o la obra de su obra-, con esos sus ojos tan oscuros y su mirada tan penetrante; con esa su cara de vampiro que esconde a un niño bueno y juguetón, con esa tranquilidad aparente que esconde su timidez que ya no existe pero sigue creyendo que tiene; no, no podría ser. Un amigo se lo encontró paseando por un parque y le abordó, tuvieron una conversación muy interesante y creo recordar que ya le ha visto más veces así, de casualidad. Creo que si yo me lo encontrase por casualidad tampoco le diría nada, y disimularía, como hago con los famosos, aunque mi fantasía sea otra; a no ser que fuera como aquél que estaba a su lado en el semáforo… yo estaría en Barcelona, cerca de la plaza donde vive, esperando a que un semáforo se pusiera en verde para cruzar, y él a mi lado y, al vernos, me diera un “repente” o “siroco”, un resorte completamente incontrolado e inconsciente y reaccionase así sin planificarlo ni durante un segundo, sólo como un mero acto reflejo y por pura confusión, o como un acto condicionado involuntario.

(Y...¿qué pasaría después? ¿nada? Quizás esa es la razón para no conocerle).

O, a lo mejor, como decía Salinas,

"No te busco
porque sé que es imposible
encontrarte así, buscándote
"...

O quizás porque soy una exploradora del abismo. Porque sé perfectamente que no sería por miedo a la decepción; quizás vergüenza o miedo a decepcionar yo, ¡eso sí que podría ser!, pero no al contrario.


En fin, todo este rollo viene a cuento porque me gustaría saber a qué grupo pertenecéis vosotros, o si existen (seguro que sí) otras opciones; ya que esta entrada no tiene sentido más que para remitiros a las de mis admiradas Candela y Barbarita, con las que tanto he disfrutado, y especialmente a que comentéis vuestra opinión al respecto; si queréis podéis juzgarnos y analizarnos, al menos a mí, pero mi idea es saber qué sentís o qué hacéis o qué os gustaría hacer a vosotros, cuántas opciones más existen o a cuáles de las expuestas pertenecéis, o cuáles han sido vuestras experiencias.

Eso de “este blog lo hacen sus comentarios” que tantos ponen en un ladito, aquí está en todo el blog, como bien sabéis, y sin vosotros no tiene sentido; así que os pido que respondáis, será todo un placer leeros.

42 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

A mi me gusta conocer gente siempre, pero no siento ninguna atracción por los famosos, los ídolos, los genios etc.

Por circunstancias he conocido a algunos actores, políticos, cantantes y otros famosos, y salvo aquellos que son amigos míos por ser quienes son, no por su fama, en general me dejan frío.

Es un corte, es el miedo a desentonar, para algunos esa es la razón. Yo pienso que es más facil que desentonen ellos. En general, y no tienes más que ver la tele, la gente conocida es bastante flojita.

Y yo tengo ya muchos amigos, y me encanta mantenerlos, y no tengo interés en dorar la píldora a personas que están ya cansadas y aburridas de que les digan lo geniales que son.

Me ha quedado largo.

Conclusión: Quiero conocer a personas que valgan la pena. No tengo interés en conocer a personas por el hecho de ser famosas, porque la mayoría de los famosos, son productos, son aire.

Abrazo.
¿como va esa cabeza?

SUSANA dijo...

Suele suceder, Fauve, que esa relación que establecemos, con un autor, músico, actor, etc, suele estar teñida con las fantasías que generan las partes.

El Encuentro entonces, siempre sería una confrontación entre la realidad y esa imagen, cuidadosamente cultivada que guardamos en nuestro interior.

Por momentos, nos parece un interesante desafío, conocer, ratificar nuestras presunciones...pero también inspira un cierto temor descubrir el ser humano detrás de la imagen...porque sin dudas, eso es lo que hay, un humano con virtudes y miserias.

Besitos Preciosa!

Luis Antonio dijo...

Yo tengo cierta debilidad por conocer a determinados escritores. Y puedo presumir de haber estado en casa de Gabriel García Márquez y algunos otros. Pero en alguna ocasión también me he sentido un tanto intimidado y he desaprovechado la ocasión... No pasa nada y no le doy más vueltas.

Aprovecho, Fauve, para decirte que me ha gustado tu personal entrada de hoy y que me gustaria que te prodigaras más...

Petons

BLAS dijo...

Yo se lo comenté el otro día a Candela en su blog. No me siento atraída en absoluto por la gente famosa o las "celebrities" en general. He conocido a bastantes y son como cualquier persona,con la diferencia de que te las imaginas de una manera y por lo general te suelen decepcionar con su verdadero yo. Cuando me tropiezo con alguna y me doy cuenta de que es "algún famosillo", que no me suelo percatar porque para eso soy súper despistada, la verdad es que paso olímpicamente, vamos, que ni me doy la vuelta.

Fauve, la petite sauvage dijo...

El futuro bloguero, me ha gustado mucho tu comentario porque es lo que me ha faltado por decir, pienso exactamente igual que tú; a los famosos que conozco (tema que he excluído por ser de ámbito privado) no puedo verlos como famosos; los "famosos" en general no me impresionan en absoluto; etc. Las personas son como son, estamos completamente de acuerdo. Pero cuando tienes un ídolo, si por ídolo entendemos un escritor, por ejemplo, al que admiras, conoces bastante de tanto leer entrevistas, verlas en youtube, verle en la tele y leer sobre su vida... ¿te gustaría conocerle? Esa es la cuestión. Yo antes pensaba que no, pero de un tiempo a esta parte no lo tengo tan claro. Creo que sí que me gustaría, pero estoy segura de que no haría nada para conseguirlo.
La cabeza, en su sitio; esta mañana bastante bien, coincidiendo con un día muy bonito (después de la tempestad viene la calma, y no nos sacamos de encima los temporales este año) aunque he estado a oscuras, pero ahora me aprieta de nuevo y curiosamente -o no tanto- se está cubriendo el cielo con una rapidez inaudita (lo de inaudita es porque no encuentro otro adjetivo, ya que no es cierto aquí). Otro abrazo.

Susana, ahí está la cuestión, en si quieres conocer a la persona que crea la obra o a lo que imaginas que crea la obra... Interesante reflexión. ¡Besazos, guapa!

Luis Antonio, tienes debilidad... ¿y la llegas a ejercer? Me quedo con la duda. A mí siempre me ha gustado ver las casas donde vivían escritores clásicos, o sus tumbas (como a Vila-Matas, jaja); incluso recuerdo una excursión del colegio de pequeñita a la casa de Juan Ramón Jiménez que me impresionó muchísimo, y yo era una enana; al resto de mis compañeras les pareció aburrido o se fijaban en otros asuntos.
No sé por qué nos sentimos intimidados cuando estamos "a punto de" ya que el escritor tiene indudablemente una relación obligatoria con el lector, que es persona... como él (o ella).
Gracias por el piropo, pero sabes que no me gusta escribir, prefiero mi estilo personal que por fin empieza a ser más comprendido y también ejecutado, cosa que me agrada mucho. ¡Cada uno es como es!
Apertas.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Blas, te acabo de ver, pero leí los comentarios de Candela y los de Barbarita, que os recomiendo para entender mejor la entrada y porque son las causantes de que se me haya ocurrido contar esto.

A veces la gente se hace unas expectativas no sólo sobre las personas, sino sobre muchos aspectos diferentes de la vida, y creo que el problema no está en que los "admirados" sean o no como te esperabas sino en la persona que espera algo que quizás no exista. A mí me gustaría conocer lo que existe, lo que es, sea como sea, precisamente en casa, comiendo, viendo la tele, lo más rutinario del mundo posible, no a la estrella; pero repito: no daré un paso por hacerlo. No encuentro el motivo, ya que no cabe decepción posible, quizás es cobardía, o vergüenza, o que yo antes no era así.

Luz de Gas dijo...

Yo soy muy mitómano de cualquier tipo aunque últimamente me controlo un poco, pero no veas la de barbaridades que he llegado ha hacer

Fauve, la petite sauvage dijo...

Aych, me has roto mi esquema, Juan: quizás logre vencer mi miedo a ir a Sevilla (cuestiones privadas o no tanto, quizás un día que esté inspirada escriba una entrada sobre ese tema, aunque yo soy de los poquísimos especímenes que quedamos que no pretendemos ser escritores, jaja) con tal de conocerte... ¡Quiero conocerte!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y cuenta las barbaridades, anda, que me muero de curiosidad, jajajaj.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¿Os han gustado los cuadros que he elegido para esta entrada? No he puesto los nombres por pereza pero al pinchar en cada foto sale el título y el autor.

lisebe dijo...

Bueno mi niña pues que quieres que te diga, yo por mi trabajo o por donde vivo me he encontrado con infinidad de escritores, y un largo etc.. actores, políticos, deportistas etc,etc,...

Pero no sé a que clase debo pertenecer, porque yo aunque admiro en este caso su obra me refiero a Vila-Matas, nunca me ha dado por pedirle ni autógrafos ni nada semejante,no se me ha ocurrido, nunca, quizas porque lo veo como persona antes que como (idolo) digamosle así.

Incluso a habido momentos que nos hemos encontrado en eventos culturales,y con bastante (gente famosa) vamos a llemarles así y mi concepto es el de ver a alguien que como yo se gana la vida con su profesión, claro digamos que miltiplicando el dinerito.

Pero me temo que eso de ensalzar a las personas a las alturas, no va conmigo.
Eso no quiere decir que tenga mis preferencias como cualquiera, pero sin entrar en "endiosar" a nadie, claro que es mi opiniónnnn, puramente personal.

Besitos cielo, cuídate muchoooo!!

lisebe dijo...

Y claro que me han encantado todos los cuadros que has puesto!!!!!

Pequeña gran mujer!!!!!

Besitossssssss de nuevo

Elphaba dijo...

Yo no creo estar en ninguna posición extrema. Tengo fotos con famosos, o al menos famosos para mí, y varios autógrafos (de baloncesto también, jejeje), pero mi "objetivo" nunca ha sido cazar al famoso por el hecho de serlo, sino tener el placer de un breve recuerdo con alguien a quien admiro. De hecho he visto a muchos de los que he pasado porque ¿para qué? Si no lo admiro en algún aspecto, no me interesa.
Además tampoco soy de "asaltar" al personaje en cuestión y a la foto por la foto. O sea, ante todo un poco de educación, aprovechando actos públicos, porque si no me parece el momento adecuado o creo que estoy invadiendo la privacidad de alguien pues nada. De hecho soy tan breve, concisa y cortada que al final resulta que en más de una ocasión han sido ellos los que me han sacado conversación a mí.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ajjjaja, Elphaba, muy bueno tu comentario, te imagino de entrevistada del famoso de turno... Pero no quería yo llegar ahí (aunque es muy bien recibida tu opinión, cosa que sabes aunque yo me exprese tan mal) sino que me refiero más bien a alguien a quien tú admires mucho, en tu caso podría ser algún escritor o actor, por ejemplo, pero mucho, mucho: ¿harías algo por conocerle? ¿te gustaría?

A Lisebe le digo lo mismo pero añado: como vuelvas a ver a Vila-Matas y no le pidas un autógrafo para mí, ¡te matoooo! :P (Yo, que tanto le admiro, también le veo muy "persona"; quizás también le admiro por eso). Me alegro mucho de que te hayan gustado los cuadros; y no hablo de ídolos en plan superhéroes sino alguien a quien admires, estoy segura de que tienes tus favoritos, ¡segurísima! Y quien dice famosos dice científicos o gente de cualquier ámbito a quien admires por su obra o aportaciones pero no conozcas personalmente: esa es la cuestión, si te gustaría conocerle y si harías algo para ello. Sigo cuidándome, ¡qué remedio me queda! Tú también mímate, y un besazo.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ajjjaja, Elphaba, muy bueno tu comentario, te imagino de entrevistada del famoso de turno... Pero no quería yo llegar ahí (aunque es muy bien recibida tu opinión, cosa que sabes aunque yo me exprese tan mal) sino que me refiero más bien a alguien a quien tú admires mucho, en tu caso podría ser algún escritor o actor, por ejemplo, pero mucho, mucho: ¿harías algo por conocerle? ¿te gustaría?

A Lisebe le digo lo mismo pero añado: como vuelvas a ver a Vila-Matas y no le pidas un autógrafo para mí, ¡te matoooo! :P (Yo, que tanto le admiro, también le veo muy "persona"; quizás también le admiro por eso). Me alegro mucho de que te hayan gustado los cuadros; y no hablo de ídolos en plan superhéroes sino alguien a quien admires, estoy segura de que tienes tus favoritos, ¡segurísima! Y quien dice famosos dice científicos o gente de cualquier ámbito a quien admires por su obra o aportaciones pero no conozcas personalmente: esa es la cuestión, si te gustaría conocerle y si harías algo para ello. Sigo cuidándome, ¡qué remedio me queda! Tú también mímate, y un besazo.

Barbarita dijo...

Fauve, tú misma lo dices en tu entrada. ¿Qué ocurriría después de haberte encontrado a Vila-Matas en la calle y saludarlo? Nada. Es decir, que realmente es lo mismo "conocerlo" que no conocerlo, porque lo que te gusta de él ya lo tienes.

De todas maneras, creo que mi postura queda clara. Yo no es que no quiera conocer a mis ídolos. Si un día el azar me lleva a ello, ¿por qué no? Pero no encuentro sentido a intentar que suceda.

Y el gran problema de los pesados es que después de conseguir sentarse un rato al lado del ídolo, no llevan bien eso de que no pase nada.

Te dejo un beso.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Exacto, Barbarita: eso es lo que pasa, pero claro, no vas a hacerte amiga de él, o entrar en su vida, o... pero ¿no tienes curiosidad? Es difícil; me gustaría ser parte de su vida pero ya, no empezar a conocerle o sólo saludarle y ya está, qué tonta me sentiría si le dijera que adoro sus libros y su manera de pensar y escribir y tal... Y encima, luego, nada, exacto: nada. Pero eso no quita que a la vez sienta deseos de conocerle, cosa que antes no me pasaba con otros autores, conocerle no un momento, sino conocer a la persona y tener una relación con él, por eso me encuentro en un término medio entre vosotras dos (tú y Candela); y encima rara porque jamás moveré un dedo para que eso que en el fondo deseo ocurra... Quizás es que no lo deseo.
Me dejas un beso y un tesoro con tu visita, sabes cuánto te admiro ¿Puedo ir a conocerte? ;-) Mil gracias y otro beso.

verdial dijo...

Siempre existe alguien por el que sentimos algo "especial", ya se conocido personalmente o no. De repente de topas con él o ella y se enciende la chispa.
No tiene nada que ver con la admiración por ser tal o cual personaje. Es algo que nos nace dentro.

Un abrazo

Esteban dijo...

Yo soy "mitofobo". Reconozco que soy altamente irracional en eso pero no hay nadie que considere relamente "mi idolo". De considerar a alguien como un ejemplo me inclinaría no por un músico o un literato sino por un filósofo o un cientifico.

Un abrazo,

Esteban

XoseAntón dijo...

Aunque quisiera explicarlo, Fauve, creo que no sabría. Ya desde chico, nunca me he sentido atraído por los ídolos. Mentalmente, sin querer, tiendo a separar obra y autor, me parece que cuando éste la deja en manos del público ella cobra vida propia, como si fuera un hijo, cada vez más independiente. Admiro esas obras que me gustan, las admiro en todo la extensión de la palabra, pero al mirar para quien las creo, lo veo una persona más, igual; no despierta en mí un sentimiento distinto. Si acaso, mi atención, el deseo de saber como lo hace.

Bikiños

borraeso dijo...

Puedo idolatrar al artista pero no me gusta idolatrar al individuo...

Cuando encuentro algún famos@ o destacad@ o figur@ o admirad@ (que no necesariamente famoso) me sale la sonrisa como diciendo "Yo a ti te conozco" pero no busco un tête a tête con él/ella... y sí también me embarga el pudor o el querer respetar su intimidad...

Si la ocasión se presenta se entablará una pequeña charla pero lo normal es que no y que luego comente a mis amigos "...He visto a tal de cual en tal sitio..." y sanseacabó...

Saludos, Fauve... feliz entrada...

Eva dijo...

Yo nunca he sido mitómana, pero ni de pequeñita. Reconozco el trabajo de la gente interesante y punto. Todo el rollo de las celebrities y fanatismos varios me es totalmente ajeno. Y en algunos casos, toda la expectación que les rodea y que generan me da un pelín de verguenza ajena.

Elphaba dijo...

Fauve, contestando más concretamente a tu pregunta, sí, he hecho por conocer a alguien a quien admiro, pero dentro de un ámbito público. Vamos, que no he ido buscando la casa de nadie. Por ejemplo, me enteré una vez estando por Madrid de un programa de radio con uno de mis grupos favoritos al que podrían asistir 10 personas llevando nosequé cosa antes de las 2 de la tarde. Faltaban 20 minutos, y vaya si aceleré para llegar y darle coba al vigilante (porque no llevaba nada de lo que pedían). ¿Y sabes qué? Que nada de rollo fan hiperventilando ni nada de eso, porque no es lo mío. Lo mejor fue tener una conversación de lo más cotidiana y tranquila con unas personas normales y corrientes.
Y ahora que estoy haciendo memoria creo que casi siempre ha sido como dije antes, en plan de entrarles brevemente felicitándoles cortésmente por su trabajo y se han enrrollado ellos preguntándome cosas a mí. Yo creo que un elogio siempre debe ser bien recibido si está hecho de determinada forma. No aceptarlo así entra dentro de la soberbia, y leí una vez una cita que decía que callárse un piropo es como quedarte con algo que no es tuyo.
Yo tampoco mitifico ni idealizo a las personas porque es absurdo, y lo que admiro es al artista, así que suelo ser "poco fiel", e incondicional de nadie.

Fernando García-Lima dijo...

Mmmm... pues yo más bien sosainas... De hecho, cuando los reconozco ya se han ido: al principio pienso que me suena, que debe de ser algún vecino o conocido del trabajo... y cuando caigo, desaparecen.

De todas maneras, no creo que saliera corriendo detrás de ellos, no.

Un beso

Luz de Gas dijo...

Jajajaj, seguro que después te desilusionas al conocerme, a mi también me gustaría verte.

Anoche estuve con América de tapas, lo pasamos muy bien.

Besos

Fauve, la petite sauvage dijo...

Verdial, cierto, aunque me refería a gente no de tu entorno sino a la que conoces a través de su obra.

Esteban, yo también soy mitófaba XD, pero con Vila-Matas, no sé... En cualquier caso no me refiero a idolatrar ídolos, valga la redundancia, ni a adorarlos, sino a gente a la que admiras, sanamente, si queréis llamarlo así; ya sean escritores, políticos, científicos, cantantes o lo que sea. No el famosete de turno, vaya, a no ser que le adoréis, jeje.

Xose Antón, ya sé que casi digo lo mismo a todos, pero me pasa como a ti, aunque con Vila-Matas hay algo más que me ata y no sé qué es exactamente.

BOrraeso, lo dicho, idolatrar... no es lo que quería decir, ni encontrarse con un famoso por casualidad, sino el seguir o no a alguien a quien admires, famoso o no...

Eva, yo tampoco; de hecho nunca me han gustado los mismos guapos que a mis amigas, debo de ser algo rarita. Bueno, alguno sí, el Chris de la radio de Doctor en Alaska, ay, omá, ¡qué rico! XDDD Y también alguno más actual, pero que no vienen al caso, vaya.

Elphaba, eso, eso, ahí está: en un acto público yo siento pudor; ir a casa de alguien, ¡cómo voy a hacer eso! pero mi fantasía creo que es el estar ya metida en casa de alguien y que no sea en absoluto la primera vez... E insisto en que no hablo de mitificar ni de idealizar, sólo de gente que te gusta mucho por su obra, del tipo que sea -o mejor dicho que te gusta mucho su obra y qué es lo que haces o querrías hacer con sus autores... Personalmente no me gusta felicitar, creo que ya lo hago comprando por ejemplo sus libros y siguiéndoles; los escritores saben que es así, como los cantantes cuando dan un concierto o cuando ven la cantidad de bajadas de la mula de sus discos (demonio). Y si admiras a un artista... ¿te gustaría conocer a la persona que hay "detrás" o "dentro"?

Fernando, yo igual; con la cara que tengo y me corto tanto, aunque a veces como conté me pasa al revés, que saludo pero por puro despiste pensando que son vecinos o gente que conozco de cualquier otra cosa menos de la que es...

Ay, Luz de Gas, estoy completamente convencida de que no me desilusionaría; eso tú. Pero si con que pronuncies mi "nombre" ya me tienes loquita, jajajaj.

Gracias a todos, muy interesantes vuestros comentarios que he leìdo muy detenidamente pero contestado a todo meter (perdón), aunque lo que importa no son mis respuestas sino vuestros comentarios.

mara y cuyá dijo...

Fauve
puedes creer que no tenga un autógrafo de "el Nano" con todas las veces que le he tenido ahíiiii....ayyyyy madre mía!!!!
Y después que pasaría? no, si es mejor no tener nunca lo que no se puede tener.

Los únicos libros autografiados que tengo son de Tonucci. Es que como decís parecía una descortesía. Y era un pedido su mirada!!! jajaja...y me gusta tener su dibujito en mis libros.

Y de Neruda te digo que el destino de no coincidir con él en algún lugar me ha salvado para siempre de haberme enamorado perdidamente de alguien que quizás ni me hubiese mirado. Y si lo hubiese hecho también podría haber sido un eterno sufrimiento.

No me interesan mucho los famosos más allá de su obra, aún los que admiro. Pero te digo que a ti sí quisiera tenerte frente a frente y que me dejaras algún recuerdo...
y no seas incrédula.

Besitos

Un loro dijo...

Los famosos lo son porque los mitómanos y como tú bien apuntas "caza autógrafos" les han sacado de madre. Un genio, un buen escritor, rara vez despierta ese tipo de instinto; porque, muchas veces, y más en este páis tan ¿especial?, pasan soberanamente desapeercibidos y otros, mejores todavía que los "best sellers" todavía y, lamentablemente, nunca harán acto de presencia en las llamemóslas élites del arte.
En esto hay millones de moléculas de hipocresuá y suscribo plenamente las palabras del futuro bloguero cuando dice lo que dice.
Un genio es el científico que inventó la primera vacuna sintética contra la malaria que mata a millones de personas cada año en el mundo. Si le preguntas a alguien que no tenga wiskipedia cerca quién es la prenda, seguramente se encogerá de hombros y sonreirá de manera comprometida -incluído yo que conste en acta que también lo acabo de mirar-. Y si te lo encuentras en la barra de un bar tomando unas cañas y te da palique, es probable que lo confundas con el vecino del cuarto que no deja de roncar en toda la noche. ¡Ah, malditos ronquidos! ¿Y no hay nadie que invente alguna vacuna definitivamente eficiente contra los mismos? En fin, que me voy de mano. Solo decirte, querida amiga, que me encató tu entrada, que lleva a la reflexión y a la búsqueda de una propia opinión, cosas tan difíciles de encontrar en este mundo de hoy tan ¿genial? No, seguro que no.
Muchos besitos de loro, hoy más transquilado que trasquilado.

Folken dijo...

Yo he ido en el asiento de al lado de Jesulín de Ubrique durante un vuelo y no le he dicho nada.

Eso sí, una noche hablé con Felipe González, porque vino a dar una conferencia para cerrar una cosilla que estuvimos haciendo aquí, y éramos 4 los españoles presentes. Es bastante majo.

Fer dijo...

Yo sería del tercer grupo que dices. Sí he pedido algún autógrafo, pero también me he puesto rojo de la vergüenza y he figurado no conocer al famoso de rigor.

PD: tu tránsito de la infancia a adolescencia tuvo que ser demasiado tardío, a juzgar por tus 104 años (sic), jejeje.

Virginia dijo...

Gracias por la sugerencia, no havia caido en eso,de todas formas si sabes de alguien en mi casa ya no cabe ni un alfiler.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Mara y Cuyá, al leerte caí de la burra, o sea, del guindo, es decir, que me di cuenta enseguida de lo tonta que soy y por qué me pasa lo que me pasa: si bien no tengo ningún interés en conocer famosos ni en coleccionar autógrafos, sí que me gustaría tener esa relación como la tuya con Nano con Enrique Vila-Matas, esa es mi fantasía, y eso no se puede buscar ni provocar.
¡Qué fácil era! Y para qué querrás tú un autógrafo suyo, ¿ves?
Ansiosa por ese cuasiimposible (no del todo, no del todo)mate amargo, un beso dulce.

Lorito, aparte de estar completamente de acuerdo contigo (aunque yo no me refiera a los mitómanos ni a los autógrafos ni a los "famosos porque sí", me quedo con lo que dices de mi entrada, qué piropo más bonito, ¿de verdad hace pensar? Nooo, no te creo, pero gusta recibir cumplidos, mil gracias ;-)

Folken, te imagino con González pero con Jesulín... ajajajaj, me muero de la risa. Pues a lo mejor podíais tener una conversación muy interesante...
Por cierto, como yo no soy cotilla, sólo te voy a preguntar: y Felipe, ¿iba con su ex, con la de ahora, solo? (¡es bromaaaaa!).
¿Te gustaría conocer a alguien a quien admiras por su obra o por lo que sea? ¿O ya me has respondido? :P

Fer, entonces a ver si es que te pasa lo que he descubierto con Mara y Cuyá. Por cierto, mis ciento cuatro años tuvieron su infancia y su adolescencia en el momento oportuno; algunos adultos siguen siendo críos... y esto no va por ti, que conste :P

Virginia, ojalá pudiera yo, que sólo tengo uno y es mi vida, pero no es posible. Yo hago todo lo que puedo por animar a la gente a que ponga un gato en su vida porque sé que los perros son "más conocidos" y el que quiere lo tiene y el que no, no; seguramente en lo que se debe insistir es en que se adopten en vez de comprarse; pero los gatos... esa es otra historia. Mucha suerte; espero que desde aquí vayan algunos a visitar tu blog y ojalá tu estupenda acción tenga sus frutos. Mucha suerte, Virginia. A los que estáis leyendo esto, os recomiendo el blog de Virginia (que figura en la columna de la izquierda de este blog, "SI ME ADOPTAS TE PROMETO QUE NUNCA TE ABANDONARE", y os recomiendo mirarlo y propagar en lo posible a los animales que tanta ayuda necesitan.

Saludos a todos y gracias por vuestros comentarios, a mí sí que me hacéis pensar; lo que no entiendo es por qué contestáis lo que pensáis en función de lo que yo he escrito y nada sobre lo que comentan los demás... Es algo que me gustaría mucho; aquí o en el blog que sea (aunque no sé si los respectivos "dueños") pensarán igual.

Candela dijo...

No te habia contestado antes aqui porque cunado te visite estaba leyendo "de estrangis" en el trabajo (ahora estoy en un break) y aprevecho, aunque con retraso porque si, confieso, se me olvido.

Existe un caso que no habeis comentado: aquel en el que el famoso busca a sus fans, o busca tener fans. Yo he conocido a muchos famosos por mi exprofesion, y no es lo mismo conocer a tus idolos cuando tienes 17-18 años que cuando ya has madurado algo. Tengo suerte: mitos que cayeron porque debian hacerlo y otros que llegaron de pura casualidad y con los que conservo una bonita amistad, de esas con mayusculas, como es el caso de Pura Campos, Trini Tinture y Marta Minguella.
Pero a mi blog han llegado mitos de mi pasado o famosillos sin pena ni gloria.
hice un post sobre unas entrevistas en un festival de musica de verano de mi exciudad cuando era apenas una adolescente y trabjaba en la radio. Se puso en contacto conmigo Raul de Rey Lui para que le pasara las fotos. Escribi un articulo sobre la protagonista de "prestigiosas" telenovelas como Cristal, Ru bi y la dama de rosa, y me escribio la misma susodicha bajo identidad falsa para ponerme de vuelta y media porque no le gusto lo que dije (a pesar de que todo se basa en mis opiniones personales y antiguas entrevistas a periodicos o revistas que estan en la red, me acuso de no informarme como debia [como si]). La misma Marta Minguella llego a mi a traves del primer post que hice de Los Nins, y no le habia gustado nada lo que dije de ellos. A dia de hoy, tenemos bastante buena amistad, tanta que voy a visitarla a finales de mayo...
Ea! Y no soy mitomana... pero ellos... vienen a mi... Y por supuesto... VOY A CONOCER A BARBARITA!!! Y me va a firmar su libro!!

Fauve, la petite sauvage dijo...

No tienes que excusarte, hasta me da pudor, cada uno escribe cuando quiere, faltaría más; a mí a veces me pasa que quiero y no puedo... En fin, dicho esto, me ha gustado mucho tu comentario y sólo puedo añadir que sí, que es cierto que depende de la edad, aunque en mi caso la actitud siempre ha sido la misma -excepto con Enrique Vila-Matas- y con... pero como algún día iré a Limerick, también iré a Cádiz (ejem) y también conoceré a Barbarita, lo sé ;-)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y mil gracias por contestar, sobre todo cuando se deja pendiente que cuesta más...

Pero gracias a tu post y al de Barbarita se me ocurrió éste, ya dije, así que gracias, gracias, gracias (sin ser pelota, ¡cuidaooooo!).

Candela dijo...

Pues yo es que tengo pendiente otro de mas o menos lo mismo... es de cir, de mas o menos lo mismo que te he dicho en mi comentario superior...

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ay, mi precipitación... en fin, que qué suerte que acudan a ti, ajajjaj, pero, si así no fuera... ¿acudirías tú a ellos? Bueno, ya lo sé que ya lo cuentas en tu blog, pero así pico la curiosidad de los que no te hayan leído, que quiero que os lean a ti y a Barbarita, aunque no me convenga porque así verán qué bodrio de post es este, pero... las cosas como son.
¡Ya!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Es que el tema da para un montón, Candela, tanto en tu caso que conoces a tanta gente conocida como por el tema en sí mismo de cada persona y si desea conocer o no a la gente que le gusta, si se conforma con un autógrafo, si lo tiene como oro en paño, si no es eso lo que busca, si qué.
Buena idea; espero ansiosa.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y vuelvo a expresarme mal y no comentar la cuarta opción, que más bien veo yo como un segundo grupo, el de los famosos que buscan (o no, o por qué, o qué). Supongo que tantas variantes como de los admiradores habrá de los admirados (o de los que quieran serlo), ya que todos somos personas.
Insisto en que es muy buena idea y que tú puedes hacerla genial, tanto por lo bien que escribes como por tus experiencias.
Uf, soy un desastre. Pero bueno...

Candela dijo...

En el caso de MArta Minguella si lo se de cierto. Apenas habia informacion alguna sobre los Nins en la red. La pagina de la fundacion que lleva su nombre (fundacion nins) no habla apenas de ellos sino del extenso CV de Marta y una breve historia de como y pra que nacen los nins, sin nombres de sus componentes(que ahora sabemos que fueron muchos (hasta 46, rotando)y todo eso. Asi que al poner nins en el buscador, dio conmigo. Y gracias a eso, toda la informacion que hay en la red de este grupo infantil es de mi blog, en exclusiva total (aunque ya hemos encontrado plagiadores por ahi, tanto de texto como de fotos, que esas fotos no las puede tener nadie porque son del album de marta. Tralari.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pues a mí Enrique Vila-Matas no me hace ni caso, y no será por la propaganda que le he hecho y la de adeptos que le he ganado en foros, comentarios e incluso aquí...
¿Y si es un asiduo secreto?
Mejor así ;-)
Besos, Candela; Saludos, Sr. Vila-Matas.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Hasta le hice un clan en una red social (ver Rosa Bartleby...) en el que... no se apuntó absolutamente nadie, ¡qué bueno! Todo él para mí solita :P

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares


¡Gracias, Kira!

Gracias, Athena, con todo mi cariño, mi admiración y mi vergüenza por no haber visto el premio en su momento

¡Locos por los gatos!

¡Locos por los gatos!
¿Te apuntas?

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer
Antoni Lozano

No compres, ¡adopta!

ÚNETE AL "MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD" HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !
¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Lisebe!

¡Gracias, Candela! Algún día iré a Limerick...

¡Graciñas, Lisebe!

¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Catman!

¡Gracias, P Vázquez "ORIENTADOR"!

¡Gracias de nuevo, P Vázquez "ORIENTADOR"!

PREMIO AL RETO "EN SEIS PALABRAS". ¡Gracias, Candela!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Nico!

Rosa Amiga por ser una cuentista

Rosa Amiga por ser una cuentista
¡Gracias, Groucho!

¡Gracias, P.Vázquez Orientador!

Lo encontré, por fin; ¡Gracias, Catman!

¡Gracias, Luis Antonio!

¡Gracias, Toupeiro!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Ababoll!