FAUVEROS

sábado, 9 de agosto de 2008

Una buena noticia

















Cambian el nombre de un hospital de A Coruña que honraba a un falangista violento

EFE. 05.08.2008
El ultraderechista Juan Canalejo practicó torturas contra izquierdistas ya en tiempos de la República.Lideró la represión más dura bajo el régimen franquista.

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publica hoy un Decreto de la Consellería de Sanidad, por la que se retira al complejo hospitalario público de A Coruña el nombre del falangista Juan Canalejo, que había encabezado grupos violentos durante la República y años posteriores.


El hospital pasará a denominarse A Coruña

El Decreto recuerda que el nombre de Canalejo permaneció durante los diecisiete años transcurridos desde la transferencia del centro a Galicia y considera que es oportuno retirarlo y recoger el de la ciudad para el centro.

Así, el Complejo Hospitalario Juan Canalejo pasará a denominarse Complejo Hospitalario Universitario A Coruña y el Hospital Juan Canalejo, Hospital A Coruña. Además de homogeneizar las denominaciones de los complejos hospitalarios gallegos, el departamento de la Xunta cree necesario también "abandonar una calificación no ligada a los valores democráticos introducidos por la Constitución.

Juan Canalejo, ex-militar, fue un falangista violento que practicó el terrorismo y torturas contra izquierdistas ya en tiempos de la República, cuando encabezaba un grupo que organizaba revueltas y acciones violentas contra el régimen democrático, y posteriormente se presentó voluntario para llevar a cabo la más dura represión tras el golpe de Estado de Franco.

(Fuente: www.20minutos.es)

------------------------------------------------------------------------------------

Escrito por Rubén Afonso
¿QUEN FOI JUAN CANALEJO?


Juan Canalejo non (Texto de X.L. Méndez Ferrín en Faro de Vigo de 24-2-06)


O hospital da Coruña non leva o nome dun científico, nin dunha eminencia médica. Leva o nome de Juan Canalejo. Cando se decidiu rotular o centro hospitalario, os médicos civilizados da Coruña introduciron na terna o nome de Roberto Nóvoa Santos. Pero non; os franquistas locais e os da cúpula española quedaron con Juan Canalejo, e así até o día de hoxe.

As fontes históricas falan pouco de Juan Canalejo. Non é estraño posto que elas soen ser parcas, e os historiadores pouco dilixentes, cando se trata de sacar á luz o que foi a Falange en Galicia nos tempos anteriores á sublevación de 1936. Pesia ao que so pensarse, a Falange estivo ben organizada, na Galicia republicana, en todas as capitais e cidades e en vilas, e promoveu desordes numerosos e mesmo ocasionou mortos. Eu coñecín persoas que o relembran disparando contra a sede da CNT da Coruña e fuxindo a refuxiarse no forno do seu pai.

Á Coruña cábelle a vergoña de ser a capital de Galicia que conserva maior número de nomes públicos franquistas e fascistas de todo tipo. Entre os que deben desaparecer está o de Juan Canalejo do seu prestixioso Hospital. Unha vez que o valedor da terminoloxía totalitaria e sanguinaria marcha para onde lle corresponde ben marchar, a mudanza de estilo coruñés pode comezar pola mudanza do nome de Juan Canalejo polo de Roberto Nóvoa Santos.




“Juan Canalejo”: un hospital con nombre de terrorista

(Texto de Benjamín Balboa en Rebelión de 29-10-05)




El hospital provincial de A Coruña lleva el nombre de un pistolero fascista, uno de los principales organizadores durante los años de la República de la estrategia terrorista contra la convivencia democrática y las libertades ciudadanas, que desarrolló en aquellos años la organización conocida como Falange Española. Juan Canalejo es un doloroso recuerdo del terror falangista y de la dialéctica de odio y muerte con la que esta organización, humillada en las urnas por los trabajadores, aniquiló la esperanza democrática de la República.


En 1931, el año en que la ciudadanía proclamó la República pacíficamente, se formó en el entorno de algunos alumnos de la Escuela de Comercio de A Coruña un grupo de conspiradores, hijos de familias acomodadas vencidos por la tentación fascista, que contactaron bien pronto con las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista), uno de los grupúsculos de inspiración fascista que luego se fundiría en Falange. En 1934, Canalejo –antiguo teniente de intendencia del ejército- que se había acogido a la ley Azaña y se había retirado del Ejército cobrando su paga íntegra, se une al grupo y les reorganiza en “Primera Línea”, iniciando así una escalada de acciones violentas y provocaciones de todo tipo. Crueles palizas y vejaciones son la marca del grupo: Canalejo se hace famoso por hacer tragar gasolina a sus víctimas –campesinos, marineros, obreros miembros de los sindicatos- antes de abandonarlas apaleadas.

Los escuadristas azules atacan a militantes de izquierda, asaltan locales, disparan a las manifestaciones; su objetivo es crear inseguridad, extender el terror e impedir que la República construya en paz una España moderna y democrática. Canalejo destaca muy pronto como un escuadrista voacional, es un hombre de acción. El propio José Antonio Primo de Rivera se referirá a él como alguien a quien le faltaba algo de orientación teórica; lo suyo era la práctica de la violencia, los hombres que se formaron con él fueron los verdugos que ensangrentaron A Coruña en el verano de 1936.


A partir de 1934 la acción de los falangistas se basa en la provocación continua y en acudir a la puerta de los cuarteles para ofrecerse como voluntarios para el golpismo en el que cifran sus esperanzas. Canalejo, por su condición de exmilitar, jugará un papel relevante en las relaciones entre militares simpatizantes del golpismo y las escuadras de asesinos de Falange.

Canalejo se ofrece a las autoridades militares de la época junto con sus hombres para atacar a los huelguistas de Octubre de 1934, participa en tiroteos de hostigamiento a los mítines de las organizaciones de izquierda o republicanas. Junto con sus escuadristas intentó reventar un importante mitin del Presidente Azaña, donde se abriría paso a golpes y pistola en mano. Pero a raíz de un asalto al Casino Republicano de la ciudad sería finalmente detenido por la Guardia Civil.

La ridiculez de los resultados electorales de Falange y la unión de los partidos democráticos en la marcha hacia lo que sería el Frente Popular ganador de las elecciones de febrero de 1936, les empujan de forma definitiva a la acción terrorista; la playa de Bastiagueiro, además de otros campamentos clandestinos, será testigo de sus prácticas de tiro, con armas cortas y largas, proporcionadas por algunos militares de la guarnición y que ya se preparaban para atentar contra el gobierno constitucional.

En junio de 1935 Canalejo lleva a cabo el robo de los archivos de afiliados a Izquierda Republicana de A Coruña. Primo de Rivera visita en marzo de 1935 y anuncia que “la próxima revolución la ganarán sus camisas azules con el fusil en la mano”. Los fusiles robados por los militares golpistas serán entregados a los hombres de Juan Canalejo llegado el momento y con ellos serán asesinados cientos de coruñeses no mucho más tarde.

La formación del gobierno republicano apoyado por el Frente Popular en febrero de 1936 lleva a Falange a extremar sus acciones y a intentar coordinarlas mejor. Llamado a Madrid para estas tareas conspirativas, Canalejo es detenido de nuevo. En los días en los que comenzó la lucha por Madrid, con las tropas fascistas a apenas un par de kilómetros de la Cárcel Modelo, la evacuación de los presos allí retenidos se convirtió en un asesinato masivo, cuando algunas de las expediciones de presos fueron desviadas. Unos dos mil quinientos prisioneros fueron asesinados, entre ellos numerosas personas contra los que no existían cargos de ningún tipo. Todos ellos tenían derecho a un juicio justo y a que su vida fuese garantizada por las autoridades republicanas. La noticia de su muerte estremeció a todo el país, la práctica totalidade de los dirigentes republicanos manifestaron su horror ante el hecho y la sensación de que se había cometido un crimen fue general. Juan Canalejo Castells fue de los primeros en morir –el 6 de noviembre de 1936 en Paracuellos del Jarama- junto con otros destacados dirigentes fascistas. Sus asesinos convirtieron en víctima a quien no fue más que un verdugo vocacional toda su vida e impidieron que fuese juzgado por sus crímenes y su condena sirviera de ejemplo.

Después del golpe contra la República el 18 de julio de 1936, los escuadristas de Canalejo serían los verdugos voluntarios en los días de horror que siguieron al triunfo golpista en la ciudad. Serán quienes organizarán la matanza de ciudadanos demócratas, de miembros de asociaciones culturales, sindicales y políticas con la que aniquilaron a toda una generación y sumieron a Galicia en el horror. Canalejo jugó en ese proceso un papel clave, no sólo fundacional, sino determinante en la evolución homicida del mismo.

Juan Canalejo Castells (Texto de J.J. Sánchez Arévalo en La Opinión de A Coruña de 17-7-07)

Sus padres eran dueños de un horno panadería en la de aquella calle del Socorro, hoy llamada Juan Canalejo.

Entra en contacto con Falange pocos días después del mitin fundacional del Teatro de la Comedia en Madrid en 1933. Tras la reorganización de mandos por la fusión de FE y las JONS se constituye el Triunvirato en A Coruña del que forma parte Canalejo, así como del triunvirato provincial.

En julio de 1934 Ledesma Ramos visita la provincia, celebrándose concentraciones en Bastiagueiro –con cerca de 30 personas- y Cabanas. Canalejo no acude a la reunión porque se encuentra en la cárcel por colocar una bandera de Falange en el local de un partido de izquierdas en Ferrol. Fue puesto en libertad pocos días antes de la huelga general revolucionaria de octubre de 1934. El 1 de noviembre de 1934 Canalejo entra en el Casino Republicano o de la Comedia en Madrid en 1933. Tras la reorganizaciias manifestaciones; su objetivo es crede A Coruña, sustituyendo la bandera republicana por una de Falange. En el I Consejo Nacional se le nombra jefe provincial de A Coruña. En noviembre de 1935, tras el II Consejo Nacional, se le nombra jefe territorial de la Primera Línea de Falange en Galicia, por iniciativa de José Antonio. Su nombramiento casi provoca la escisión de Falange en Galicia, finalizando con la división en dos jefaturas provinciales de la Jefatura Provincial de Vigo. En abril de 1936 entran en la cárcel coruñesa aproximadamente 30 falangistas, debido a la prohibición del partido decretada por el Frente Popular. Juan Canalejo no está en este grupo, debido a una filtración: concretamente del teniente coronel Benito de Haro, implicado en la conspiración, posterior sublevación y represión. Era un personaje muy protegido en estos meses, e incluso durante días se esconde en un domicilio particular de Betanzos.

A Coruña, 1936. Memoria convulsa de una represión (Texto do libro de Luis Lamela. Ediciós do Castro 2002)

Juan Canalejo, junto a su hermano Antonio –practicante sanitario- fueron expulsados del Partido Republicano Radical de Lerroux al ser sorprendidos el 15 de julio de 1934 en el local social colocando pasquines de propaganda fascista.

Los poderes fácticos, siempre conservadores y monárquicos en España, poco a poco iban interesadamente convenciendo a los militares de que la República significaba desorden y anarquía, además de subvencionar susbstancialmente a numerosos grupos ultraderechista y monárquicos, entre los que abundaban los militares en activo -y los retirados por la Ley Azaña, caso en A Coruña de Juan Canalejo Castells, entre otros-, que subvertían constante y gravemente el orden social republicano con el único objetivo de destruir la II República de forma traumática y conquistar nuevamente el Estado que habían perdido en las urnas en febrero de 1936.
En relación a la represión ejercida por los grupos incontrolados o de apoyo da por los grupos incontrolados o abepublicano con el rechistra y monaes de que la Repopaganda fascista.a la represión legal militar, conocemos la composición de las brigadas del amanecer de la ciudad, en cuanto que estaban integradas por miembros de las fuerzas del orden público -principalmente de la Guardia Civil-, de la organización falangista, de los japistas (Juventudes de Acción Popular) y también de la milicia civil armada Caballeros de La Coruña.

Los fusilamientos, los paseos, los encarcelamientos y las depuraciones serían orquestados -ante una sociedad callada, temerosa y externamente consentidora- como simples actos de justicia. Los tribunales militares -los civiles estaban sometidos a la jurisdicción de aquellos-, apoyados paralela e eficazamente por los llamados señores de la noche, funcionaron como rigurosos inquisidores y grupos de ejecuciones masivas por medio del paseo y no como defensores de unos derechos humanos gravemente pisoteados.
Entre el 20 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939 fueron asesinadas 559 personas en A Coruña, a consecuencia de la represión franquista (482 hasta el 31 de diciembre de 1936).

www.memoriadacoruna.com


Copyright © 2008 Comisión pola Recuperación de Memoria Histórica da Coruña. Todos os dereitos reservados.http://www.memoriadacoruna.com/index.php?option=com_content&view=article&id=93:iquen-foi-juan-canalejo&catid=48:semblanzas&Itemid=62

Vista aérea del Hospital

Aquí os traigo el enlace del debate de La Voz de Galicia sobre el temita de marras, y podéis ver que ante la pregunta "¿Qué le parece el cambio de nombre del Canalejo?
El Consello de la Xunta va a aprobar la nueva designación oficial para el Complejo Hospitalario Universitario Juan Canalejo, que pasará a denominarse Complexo Hospitalario Universitario A Coruña, aplicando así la Ley de la Memoria Histórica. ¿Qué le parece este cambio de nombre
?", además de gente con dos dedos de frente también la hay que se queja porque "ya estaba acostumbrada al nombre" o porque "es un gasto en esta época de crisis". En fin...

(PUBLICACIÓN EN EL DOGA DEL 5 DE AGOSTO DE 2008 DEL Decreto 163/2008, de 17 de julio, por el que se modifica el nombre del Complejo Hospitalario Juan Canalejo por el de Complejo Hospitalario Universitario A Coruña).

5 comentarios:

amigo de la verdad dijo...

Cuánta mentira, parDiez.

Si no fuera porque él ya no se puede defender, seguro que lo haría de buena gana. Juan Canalejo no fue sino un brillante político gallego que no hizo ninguna de esas barbaridades de las que se le acusa, sin fundamento, en este blog. Más bien, él tuvo que aguantar ataques a él y a su familia por parte de algunos izquierdistas.

Dejen de mentir y de odiar, y les irá pero que mucho mejor en la vida.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Amigo de la verdad, tu juicio de valor es falso en cuanto a que aquí no se trata de opiniones sino de hechos; ¿niegas que Juan Canalejo fuera un asesino? Bien es cierto que la historia es una montaña que cada uno ve desde una perspectiva distinta: unos desde lejos, otros de cerca; unos desde la ladera y otros desde la cima; unos desde un lado y otros desde el otro, y la montaña no deja de ser toda una montaña, entera y con todos y cada uno de sus detalles. Este detalle del falangista asesino gratuítamente no es un juicio de valor; si de verdad buscas a ésta (a la verdad) no puedes limitarte a ver una florecilla y deducir que eso es la montaña.
Esta es mi opinión, por supuesto, pero una cosa son las opiniones y otras los hechos.
Si no es así, tu nick no concuerda con tu opinión.
Un saludo y gracias por tu comentario.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y pensando otro poco, en una cosa te doy la razón: si los muertos hablaran... Pero no sólo uno de ellos, claro.

Saludos.

Fer dijo...

La verdad no necesitan amigos que la defiendan: lo hace ella solita, sin necesidad de que algunos quieran usurparla o achacarles a otros injustamente el odio que profesan a todo aquello que huela a ética y justicia.
Si el "amigo de la verdad" (pseudónimo sin cara) cree que hubo ataques a Juan Canalejo, ¿cómo define entonces a sus víctimas? ¿Como "daños colaterales"? Apañados vamos.
Haces muy bien en no dejar que gente así te amedrente, Fauve. Ánimo.

PD: por si no había quedado claro, es una noticia excelente que le hayan cambiado el nombre al hospital. Ahora sólo falta que se le retiren todos los títulos que se le atribuyeron a la morralla franquista.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Gracias por tu comentario, Fer, y tranquilo, que a mí no me amedrenta nadie (por algo soy fauve y sauvage; lo de petite es una frivolidad completamente falsa pero para que quedara "mono" mi nick ;-) ).

Además, soy tolerante en el sentido de que me gusta ver reflejadas las opiniones de todos: eso hace abrir más aún los ojos y, al menos en mi caso, reafirmarme más aún en mis ideas.

De hecho puse abajo del todo (de la entrada) en enlace a una encuesta del periódico La Voz de Galicia en el que se ve de todo.

Yo me miro al espejo a los ojos todas las mañanas... Y los tengo bien limpios.

Biquiños.

Pd.- ¡Lucía, te quiero, linda! XDD

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares


¡Gracias, Kira!

Gracias, Athena, con todo mi cariño, mi admiración y mi vergüenza por no haber visto el premio en su momento

¡Locos por los gatos!

¡Locos por los gatos!
¿Te apuntas?

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer
Antoni Lozano

No compres, ¡adopta!

ÚNETE AL "MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD" HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !
¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Lisebe!

¡Gracias, Candela! Algún día iré a Limerick...

¡Graciñas, Lisebe!

¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Catman!

¡Gracias, P Vázquez "ORIENTADOR"!

¡Gracias de nuevo, P Vázquez "ORIENTADOR"!

PREMIO AL RETO "EN SEIS PALABRAS". ¡Gracias, Candela!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Nico!

Rosa Amiga por ser una cuentista

Rosa Amiga por ser una cuentista
¡Gracias, Groucho!

¡Gracias, P.Vázquez Orientador!

Lo encontré, por fin; ¡Gracias, Catman!

¡Gracias, Luis Antonio!

¡Gracias, Toupeiro!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Ababoll!