FAUVEROS

domingo, 14 de diciembre de 2008

Las alas de la vida

Anoche vi en la tele un documental ya empezado, en la TVVi, buenísimo. En vez de contarlo copio aquí un par de noticias:
------------------------------------------------------------------------------------------------
REPORTAJE
El vuelo más largo de Carlos Cristos
El médico vigués cuenta en 'Las alas de la vida' su enfermedad degenerativa y mortal
PAULA GONZÁLEZ - Vigo - 13/05/2007


Es inevitable. La historia de Carlos Cristos se parece por momentos demasiado a la del también gallego Ramón Sampedro. Pero el paralelismo apenas se sostiene en un par de datos: la invalidez, la dificultad del día a día. Después, la historia de ambos se separa de modo estridente. Ramón Sampedro escogió morir. Carlos Cristos apura la vida con unas ganas que sorprenden.

Hace siete años, Carmen Font, médico, comenzó a tener dificultades para entender a su marido cuando le hablaba. Se hizo una revisión, pero todo estaba bien. Era Carlos Cristos, su pareja, quien no lo estaba. Comenzaba a manifestarse la atrofia sistémica múltiple, una enfermedad degenerativa, sin cura, y mortal.

Carmen Font reconoce que "no somos héroes, al principio te llevas un gran susto, fue una gran sorpresa. Hay un período de aceptación bastante largo, en el que tienes reacciones muy humanas, como el enfado, la incredulidad... Pero luego viene la aceptación, que es donde Carlos puede dar ejemplo".

Este ejemplo se ha grabado, editado y montado hasta convertirlo en Las alas de la vida, un documental que se ha ido estrenando en distintos puntos de España y que el pasado jueves llegó a Vigo. La ciudad natal de Carlos Cristos. La única en la que se encontró con fuerzas para asistir al preestreno. Fue una noche de emociones intensas, pero Carlos era el que más sonreía. "Esto siempre es así", reconoce su amigo del alma, Toni Canet, director del documental, "Carlos sigue siendo igual que antes, la enfermedad no le ha cambiado, sólo ha afectado a sus movimientos, pero esa actitud vital ante cualquier circunstancia la mantiene".

La enfermedad de Carlos Cristos no tiene cura. De hecho, las mejores expectativas le auguraban unos cinco años de vida. Lleva siete dando guerra, "inventando con Guillem Gost aparatos que mejoran la vida de los enfermos de atrofia sistémica múltiple", explica Canet.

Una enfermedad de la que sólo hay diagnosticados unos 800 casos en todo el mundo. Ya lo dice el padre de Cristos en el documental: "Son tan poquiños que ni investigarán siquiera". Seguramente menos que en muchas otras enfermedades, ya que la que padece Carlos está catalogada en el grupo de enfermedades raras, dada su bajísima prevalencia.

El médico Luis Aguilera, presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (sociedad que ha colaborado en el documental) y amigo personal de Cristos, cree que la película "conserva un cierto carácter científico, porque está demostrado que las mejoras en la calidad de vida mejoran las enfermedades. Si Carlos se hubiese abandonado, quizá ya no estaría aquí".

"Es que aún intenta, cada día, levantarse de la cama", apunta Canet. "El cuidador sólo entra a ayudarle cuando no es capaz, porque él sabe que cada movimiento que deje de hacer nunca más podrá hacerlo".

Las ocho copias que se han hecho de Las alas de la vida están recorriendo España lentamente. La película puede verse desde el viernes en los cines del centro comercial Gran Vía de Vigo, donde comparte cartel con Spiderman 3. Las caras de los espectadores varían mucho al salir de una u otra película. Juan Carlos Arroyo, responsable del montaje del documental y enamorado confeso de Carlos Cristos, explica que el público "sale de nuestra película con ganas de vivir, ves a un chaval de 15 años, o un hombre de 85, quien sea, y es muy emocionante que venga, te dé un abrazo y te diga: gracias por haber hecho esta película, ¡y te lo dice con una enorme sonrisa y los ojos llenos de lágrimas!".

Y eso que no es una película lacrimógena, según el director, Toni Canet: "Al final la produjimos nosotros mismos, porque algunos productores que barajamos nos pedían muchas más lágrimas, y nos negamos". Porque ésta no es una película al uso. Primero, por el larguísimo rodaje, tres años frente a las, como mucho, diez semanas habituales. Pero es que también el montaje, de diez meses, es infinitamente superior al habitual, de cinco o seis semanas. "Es que esta película se ha ido construyendo poco a poco, sin guión", aclara Canet.

"Uno de los valores de esta película", dice Aguilera, "es que no dogmatiza, presenta los temas sin dogmatizar sobre ninguno, no juega con el espectador, no le da soluciones".

Todo el equipo se fue adaptando al ritmo de Carlos. "Lo que hicimos fue convivir con él", cuenta el director; "algunos días sacábamos un plano o dos, otros más, pero al empezar a montar nos encontramos con 70 horas de grabación". No fue fácil resumirlas. Querían contar la historia de Carlos y, como explica su mujer, "más que una historia personal, Carlos pretendía ayudar a los demás, mostrar su experiencia: él sólo se limita físicamente, pero con su cabeza se sigue metiendo en todas las gamberradas que se le ocurren".


"Sólo se morirá una vez"
El equipo que rodó la película se fue adaptando al ritmo de Carlos, conviviendo con él. Algunos, como Juan Carlos Arroyo, no querían conocerle antes de terminar su trabajo, y entonces quedaron subyugados por él. El jueves, viendo su documental, Carlos estaba emocionado, quería hablar, decir cosas a sus amigos. Ha sido un largo camino desde los primeros tropiezos y problemas para hablar, para andar..., tras haber devorado la vida desde su moto, viajando o volando en ala delta. Pero Carmen, su mujer, dice siempre que "Carlos no se muere cada día, sólo se morirá una vez".

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/vuelo/largo/Carlos/Cristos/elpepuespgal/20070513elpgal_15/Tes
-----------------------------------------------------------------------------------------------------


Me impresionó mucho, me gustó un montón; me entraron unos deseos enormes de hacer algo: escribirle, escribir algo sobre él, hacerle llegar lo que tantos habrán hecho ya, de cómo me ha llegado a mí, él, su mujer, su hija, sus padres, su amigo, su familia, su mundo; de cómo me tocó, de cómo ha conseguido transmitirme su mensaje -como a tanta otra gente, supongo; de que yo no sabía ni de su historia ni de nada relacionado con el documental hasta anoche, de cuánto me gustó su persona, su forma de ser y su manera de expresarse; de cuánto me impresionaron sus conclusiones sobre su estancia en Ruanda y mil otras cosas...

Hoy, buscando información en internet, encuentro esta segunda noticia:
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
OBITUARIO
Carlos Cristos, médico que mostró su lucha en pantalla
El documental 'Las alas de la vida' refleja su enfermedad
L. P. G. 28/04/2008


Gracias, tu voto: Resultado 41 votos
Apenas una semana después de que La 2 emitiera el documental Las alas de la vida, protagonizado por Carlos Cristos, éste murió a los 51 años en la madrugada del sábado 26 de abril en su casa de Sa Cabaneta (Mallorca), donde fue incinerado ayer domingo en una ceremonia íntima con amigos y familiares, según informó el equipo de la película. "Murió con el sosiego y la serenidad que él siempre había deseado para los demás", aseguran desde Gorgos Films en una nota.

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
Cristos, médico vigués aquejado de atrofia sistémica múltiple, decidió mostrar en pantalla su lucha por continuar viviendo y cómo se enfrentaba con esta enfermedad degenerativa, rara y mortal. De hecho, en los últimos años, una de sus necesidades era comunicarse por correo electrónico con algunos de los apenas 800 afectados por este mal en todo el mundo, así como con otros pacientes de enfermedades raras o incurables. "Son tan pouquiños que ni investigarán siquiera", se queja el padre de Cristos en el documental.

El equipo de rodaje convivió con el médico a lo largo de tres años. El resultado fueron 70 horas de grabación, montadas en más de 10 meses, como recordaba el pasado mayo en Vigo su amigo y director de la cinta, Antoni P. Canet, en una entrevista con motivo del estreno del documental en la ciudad natal de Cristos publicada en la edición de Galicia de EL PAÍS. "Aún intenta, cada día, levantarse de la cama", decía entonces Canet, "el cuidador sólo entra a ayudarle cuando no es capaz, porque él sabe que cada movimiento que deje de hacer nunca más podrá hacerlo".

"La película no iba a ser una advertencia sobre la inminencia inevitable de la muerte", explican desde la productora. "Sería un canto a la vida. Carlos reflejó en ella su saber estar, su generosidad, su coraje y su sabiduría".

Carlos Cristos era miembro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), cuyo presidente consideró en Vigo que su experiencia muestra en el documental "que las mejoras en la calidad de vida mejoran las enfermedades. Si Carlos se hubiese abandonado, quizá ya no estaría aquí". Y es que Cristos "elaboró diversos artilugios para ayudar en su vida cotidiana a las víctimas de su enfermedad", recuerdan desde la productora, "pero también proyectos de gran complejidad como el que creó para extraer el fuel del Prestige".

La música tradicional y la recuperación de instrumentos antiguos eran sus pasiones, y se convirtió en un experto. Formó parte de grupos de música tradicional gallega, tocaba diversos instrumentos y compuso varias canciones. Una de ellas, Chegando a mil, es "el leitmotiv de la banda sonora de la película". Este filme fue premiado en la Seminci de Valladolid como mejor documental y se exhibirá en colegios franceses en el curso 2009-2010.

En el coloquio que siguió a su emisión en el espacio Versión española, el pasado 18 de abril en La 2, el ministro de Sanidad, Bernat Soria, manifestó su intención de promover la divulgación de la película para cumplir los objetivos de la Estrategia de Cuidados Paliativos. Centenares de espectadores enviaron e-mails para agradecer a Cristos su aparición en pantalla. Sus amigos se los leyeron desde el programa. Él, ya muy grave, al menos pudo escucharles.

http://www.elpais.com/articulo/Necrologicas/Carlos/Cristos/medico/mostro/lucha/pantalla/elpepinec/20080428elpepinec_2/Tes
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Desde aquí, donde ni lo verán, pero de un modo simbólico y con todos mis respetos quiero dar mi pésame a la familia y allegados y a todos cuantos tuvieron la suerte de conocerle y quererle; y recomendar a todo el mundo que vean el documental, que creo que es lo mejor que podemos empezar a hacer por él y por toda la gente que lucha contra las enfermedades llamadas raras y desean que se investigue más y se divulguen para que las conozcan mejor todos los familiares, amigos y conocidos -y los desconocidos- de los que las padecen.

Espero que disfrutase enormemente de su microsegundo de eternidad, Dr. Cristos.




Edito y añado un enlace muy interesante: http://www.lasalasdelavida.com/index.html

18 comentarios:

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Carlos Cristos es un faro encendido que señala el horizonte.
Y esta fierecilla de Fauve siempre acaba llevándose mi agradecimiento por sus aportaciones tan certeras como necesarias

lisebe dijo...

Impresionante!!!

Mal que me pese, de este tema que tanto me duele, porque sabes de lo que padezco, he de reconocer Fauve, que Carlos Cristo como muchos de nosotros que padecemos enfermedades sin cura, estamos hechos diría yo casi de otra pasta , ya sé que está mal que lo diga yo, pero es realmente lo que siento.

HAY QUE SER FUERTE AUNQUE NOS VAYA EL ALMA EN ELLO!!!!!!!!!!!!!

Muchos besitos mi querida Fauve y perdona porqu este chisme no sé si medejará mucho mas tiempo de autonomia..

Muak, muakkkkkkkkk

Esteban dijo...

Por Diós que fuerte! ¿no?
y el equipo de grabación ¿no lloró durante meses?
Estas historia te hacen pensar y relativizar tu vida...
Un abrazo,
Esteban

Fauve, la petite sauvage dijo...

Él mismo relativiza la suya en el reportaje, es lo que decía de Ruanda; es un documental lleno de esperanza y alegría, de encuentro con uno mismo y de descubrimiento de la verdad o del conocimiento que realmente deseamos -o no; de nuestras intimidades, miedos, deseos, amores; de nuestros anhelos. Es un documental precioso y no es lacrimógeno, es optimista pero sin pasarse; es pesimista cuando tiene que ser pesimista por realismo; es optimista en su afán por la vida y en su consciente riqueza de cultura, vivencias, familia, amigos, recuerdos, ¡paisajes!, bienes materiales...
Esto se lo digo a Esteban, que hoy os contesto al revés.
Lise, cómo sabemos las dos de estas cosas, cómo me enseñas, y ni te imaginas que acabo de leer en Exploradores del Abismo, un libro de mi adorado Enrique Vila-Matas, un relato/capítulo llamado "Amé a Bo", de estilo ciencia ficción y en el que se ensalza el humor como la mayor fuerza del universo; te lo recomiendo; os lo recomiendo.
Vita, mil gracias; como siempre no es ningún don mío sino la pura casualidad que quiso que anoche me apeteciera ver la tele y al hacer zapping buscando algo que me gustase me encontré el documental ya empezado. Ahora intentaré conseguirlo y me gustaría saber si comprándolo podrá llegarle algo de dinero a algo relacionado con él o si los beneficios irán a parar a la SGAE; porque si no me lo bajo de la mula: está más claro que el agua, vamos.
Gracias a vosotros por leer lo que pongo; y si no habéis visto el documental, ni lo dudéis, que a mí no me gustó ni la peli del Sampedro, ni nada de ese estilo; no es que me aparte del tema sino que considero que hay cosas con las que es mejor no ser masoca y vivirlas de modo natural o compartirlas con los demás o simplemente conocerlas y aceptarlas y asumirlas... pero siempre con humor. Pero en el caso de este documental es distinto. Y al menos como trituto a su persona, y de paso a su mujer, a su hija, a su amigo inventor, a sus padres, a sus hermanos, a sus amigos, a la misión de Ruanda, a todos los suyos, a todos los investigadores, a todos los enfermos, no sé, a todo el mundo, un poco de conocimiento, en este caso, es mucho, MUCHO.

Estoy muy tocada y se nota, ¿no?

Fauve, la petite sauvage dijo...

Trituto no, tributo; sorry.

Fauve, la petite sauvage dijo...

He añadido un enlace al final de la entrada, debajo de la foto, que me parece muy interesante.

Catman dijo...

por cosas como esta y tu sabes tambien porque, es por lo que admiro a personas como el que describes, mi aplauso mas fuerte, mi animo a destajo para todos lo que como el, como yo, como mucho otros, libramos guerras sin cuartel
besitos gatunos

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y tú también sabes por qué lo admiran estos huesos... pero creo que lo importante sería que le admirase todo el mundo; que la investigación dejase de ser un negocio de multinacionales sólo dedicado al ánimo de lucro, que todos fuésemos conscientes de las limitaciones de cada uno y que el buen humor y el estado positivo ayudaran entre todos a que nadie lo pasara mal, o a pasarlo mejor.
Lo mejor posible siempre.
Ahora me voy a quedar con la frase de Vita, brillante y que tanto dice, tantísimo:

"Carlos Cristos es un faro encendido que señala el horizonte."

Eva dijo...

Ví el documental hace tiempo, cuando lo echaron en la 2 y luego la tertulia posterior. Sobre el testamento vital, prefiero no manifestarme porque existen demasiadas lagunas jurídicas y reconozco que no tengo una opinión lo suficientemente formada y terminaría generalizando, lo cual pera estos casos, suele constituir un grave error.
Desconocía el fallecimiento de Carlos Cristos. Recuerdo que me impactó su coraje y su lucha diaria para enfrentar su terrible enfermedad. Casos como éste invitan a reflexionar, todos los problemas parecen desvanecerse al enfrentarse a una trajedia de este calibre. Descanse en paz.

Besos fauviña.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Claro que es difícil todo, y eso es lo que me gustó casi más del documental: el hecho de plantear estos temas de cara, abiertamente, con las ideas claras y las dudas imposibles de resolver, que ni la ciencia tiene respuestas, y que es bueno que dudemos, ¡malo del que no se plantee estas cuestiones! Pero de una forma tan... positiva, no sé, aceptando que no sabemos qué es ni cómo es y nadie nos lo va a decir, y que todos nos vamos a ir algún día que no sabemos cuándo ni cómo, pero estar relativamente preparado es lo más difícil y lo mejor que le puede pasar a nadie... Bueno, esta última frase es penosa pero no sé cómo decirlo; estoy segura de que se me entiende aunque no me explique bien.

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Estas historias me conmueven profundamente por un lado y por otro me hacen sentirme tremendamente incómodo conmigo mismo: mis quejas no tienen fundamento alguno

Fauve, la petite sauvage dijo...

Eso es que no has visto el documental. Yo misma reconozco que si me dicen de qué va, preferiría no verlo; cuando hay películas de desgracias y guerras y cosas así que no me apetecen y me dicen "es que es la verdad", siempre contesto que la verdad son muchas cosas y también la alegría, no es necesario estar viendo penas "porque son la verdad".
Pero lo vi de casualidad y me alegro muchísimo de haberlo visto; me alegro de lo que vi y de lo que aprendí y de lo que sentí y de lo que pensé y de todo lo que enseña, tan alegre, optimista, vital y real, una persona tan persona, con sus conceptos claros y sus contracicciones y dudas, con su lucha por aferrarse a la vida, porque cada instante de belleza se disfrute como si fuera el último pero en el buen sentido, ya que bien es cierto que cada instante puede ser el último y de hecho lo es, ya que una vez transcurrido ya ha pasado y ya no lo volveremos a vivir, y tenemos que ser conscientes de eso y disfrutar cada segundo. Una persona que se expresa tan bien, con una vida tan peculiar tanto antes como después de su enfermedad y tan polifacético, con tanto sentido del humor y tan inteligente y sensible y fuerte y débil, y que hace llegar su mensaje y también su no mensaje tan claramente... Que enseña lo que es la aceptación y lo que es la negación de la aceptación como asunción no evolutiva (¿eim? bueno, algo así).
Te lo recomiendo; de verdad, aunque no te apetezca creo que me terminarás dando la razón.
Os lo recomiendo a todos, especialmente a los que no os apeteca verlo, porque yo soy de las que no me apetecen ver ese tipo de películas.

Valentín VN dijo...

Lo impresionante es que lo emitieron en Versión Española y unos días más tardes falleció.
Es una maravilla de documental que canta a la vida con sentido.
Me alegra ver este tema comentado en tu blog. ¡Que no se olvide!

Barbarita dijo...

Hola,
no sé como he llegado hasta aquí, estaba saltando de un blog a otro, y de pronto me he encontrado con esta entrada. No conocía el documental, ni sabía del caso de este médico, pero he conocido a bastante gente en similares circunstancias, pacientes que eran tratados en el mismo hospital que yo, y que ahora están todos muertos.

Yo no creo, como dice Lisebe (con perdón) que la gente con enfermedades incurables y degenerativas esté hecha de una pasta especial. Al que le toca lo asume, sin más remedio, y eso es todo. Se es la misma persona que se era antes de la enfermedad, quizá más tranquilo, ya no te hacen enfadar las mismas cosas, pero se sigue siendo quien se era, nadie se vuelve mejor ni más especial. (Soy miópata, tengo distrofia muscular de cinturas diagnosticada hace 10 años, y ya dejé de pasear, de tocar música y de hacer muchas otras cosas... pero espero no dejar de respirar, por lo menos a medio plazo!!).

Y bueno, ahora lo más importante: he visto que eres muy fan de Enrique Vila-Matas: ¡YO TAMBIÉN! Curiosamente, cuando terminé de leer ese cuento que indicas aquí en los comentarios, Amé a Bo, tuve que ir corriendo (es una forma de hablar) al ordenador y escribir sobre ello.

Quería contarte todo esto en un email, y dejarte unos enlaces a mi blog de entradas concretas -por ejemplo, el texto en el que cuento lo que me pasó el día que compré Exploradores del abismo-, pero no he encontrado a qué dirección escribirte.

Bueno, perdón por el tocho de comentario. Volveré por aquí, por si me indicas tu email. Me pone feliz encontrar a otra lectora apasionada de Vila-Matas.

Un saludo.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Valentín,me alegro de que lo hayas visto y te haya llegado su mensaje. Si su fallecimiento fue a los pocos días o no, creo que no tiene mayor trascendencia que por el hecho de dejar de vivir, sea cuando sea, y me alegro muchísimo del comunicado de la familia diciendo que fue "con una sonrisa", que todos los que hemos visto el documental sabemos lo que significa.

Barbarita: ante todo, ¡bienvenida! Me alegro tanto de que fuera como fuese hayas llegado hasta aquí, y tu testimonio es tan valioso; cualquier opinión es importante pero hay algunas realmente excepcionales como la tuya.
En el tema de la madera especial, creo que sí que ocurre, aunque tienes razón que no se puede generalizar y, como siempre copio a no sé quién que no recuerdo que lo dijo, "toda generalización es falsa, incluso ésta". No sé en el caso de la gente que tiene algo de nacimiento, pero si se ha tenido un accidente o una enfermedad sí que se encara la vida de otra forma, y claro que hay maneras diferentes de hacerlo; pero creo que desde luego nunca seguirá siendo uno exactamente igual que como era, para bien y para mal, y entre los cambios está la apreciación de cosas que antes ni valorábamos porque a lo mejor ni veíamos; y, por supuesto, y como me alegro de que sea tu caso, las ganas de vivir y la lucha para conseguirlo.
Ya sé que dicho así parece un cuento y paparruchas que se olvidan del esfuerzo diario y de la cotidianidad tan dolorosa o dificultosa; pero en conjunto el sentido del humor, como para otros puede ser la fe o lo que sea, es una fuerza que ayuda a tirar del carro y seguir adelante en el camino, y seguramente cosas bien tontas de las que antes nos quejábamos o nos molestaban ahora ni recordamos ni les damos importancia.
El buen humor y la alegría es contagiosa, dice un estudio de la universidad de no sé dónde, y me pregunto si les han pagado por llegar a esa conclusión, aunque supongo que será por el hecho de haberlo demostrado científicamente...
Bueno, que me voy por los cerros de Úbeda: quiero agradecerte de todo corazón tu visita y espero que te animes a venir por aquí si quieres honrarme con tu presencia, tus comentarios serán siempre bienvenidos esté o no de acuerdo con ellos, por supuesto, y especialmente porque... ¡TE GUSTA VILA-MATAS! BUENOOOOOOOOO, me has dado en el punto flaco... Descubrirle también cambió mi vida, ¿sabes? Sí, seguro que si te gusta como a mí lo sabes; no es que haya cambiado literalmente, ya que sigue siendo igual y yo la misma, pero he encontrado en la lectura de sus libros un estado semiinconsciente en el que me reencuentro conmigo misma y me encanta permanecer en él...
Cuando terminé de leer Amé a Bo necesitaba decírselo a todo el mundo, no sé, me pasó algo extraño; ¡qué tiene ese cuento! O ese libro. Bueno, ¡qúé tienen todos sus libros! Ya me dirás cuál es tu favorito; yo no tengo ninguno porque todos me han causado una impresión, mayor o menor, pero supongo (porque no tengo hijos) que es como una madre que tuviera que elegir entre sus hijos, ¡cada uno es especial!
En fin, te deseo todo lo mejor y que te mejores en la medida de lo posible y sobre todo que lo lleves con fuerza y espíritu positivo para que puedas afrontar lo que no se puede entender y que, a pesar de las limitaciones que tengas, encuentres otras alas que te compensen esas carencias; con todo mi corazón y mis mejores deseos, Barbarita,
Fauviña.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ah, me olvidé de decirte, Barbarita, que mi dirección de correo es pública y está en mi perfil, y puedes escribirme siempre que quieras.
Y todos los demás también, que para eso la he puesto.
Saludos a todos y muchas gracias por vuestras aportaciones.

Barbarita dijo...

Gracias por la bienvenida :)

Ahora veo el email, es que lo buscaba en el página, en el lateral o así, y no se me ocurrió que estuviera en el perfil.

A mí Vila-Matas no me cambió la vida, pero sí que me ha hecho pasar muy buenos momentos. Lo primero que leí de él fue el Monólogo del café Sport y me hizo mucha gracia, y lo siguiente fue Bartleby y compañía, que me dejó KO total, y ya no pude parar de leer. A todas horas estaba leyendo Vila-Matas hasta que me lo acabé por completo. Sólo me había pasado algo así anteriormente y fue en la adolescencia con Dostoiewski. Menos mal que a las pocas semanas de habérmelo terminado salió Exploradores del abismo. Y de todas formas, releo y releo. De sus libros, no tengo ninguno favorito, todos me gustan, pero si tuviera que decantarme por uno "El viaje vertical" lo encuentro maravilloso. Y como cuento, "Rosa Schwarzer vuelve a la vida" o "Te manda saludos Dante". Pero ya te digo, me gustan todos.

Bueno, ahora te escribo. Saludos cariñosos!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Gracias a ti, Barbarita, por entrar en nuestro mundo, y digo "nuestro" porque este blog es más bien un punto de encuentro de comentarios; yo sólo copio y pego como si fuera un collage, los murales que hacíamos en el colegio, aunque a veces es una forma de expresión que canaliza mis sentimientos o estado de ánimo o creatividad o lo que sea.
Sí que es uno de los mejores El viaje vertical, es cierto, pero, con lo que solemos discutir mucho, una cosa es la calidad y otra el gusto y, gustarme, me gustan TODOS. Yo no los he leído todos pero lo puedo asegurar ya, jaja.
Y de los que citas me obsesionó mucho el de Dantito, aunque supongo que a él también ya que aparece en distintos libros...
Tengo varias entradas sobre Vila-Matas que espero que te gusten; ojalá te des una vuelta por el blog y también no quiero dejar de recomendarte los blogs que aparecen en la columna de la izquierda que son todos fuera de serie, cada uno a su manera: a ver si te gustan. Esos sí que son blogs de verdad, y no éste; pero... ¿quién ha dicho cómo tiene que ser un blog? ;-)
Gracias por tu mensaje y gracias por venir por aquí; espero seguir viéndote.
Biquiños,
fauve.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares


¡Gracias, Kira!

Gracias, Athena, con todo mi cariño, mi admiración y mi vergüenza por no haber visto el premio en su momento

¡Locos por los gatos!

¡Locos por los gatos!
¿Te apuntas?

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer

Flores contra el Cáncer / Flowers against Cancer
Antoni Lozano

No compres, ¡adopta!

ÚNETE AL "MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD" HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !

¡ ¡ ¡ ¡ T E S O R O S ! ! ! !
¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Alma Cándida!

¡Gracias, Lisebe!

¡Gracias, Candela! Algún día iré a Limerick...

¡Graciñas, Lisebe!

¡Gracias, Candela!

¡Gracias, Catman!

¡Gracias, P Vázquez "ORIENTADOR"!

¡Gracias de nuevo, P Vázquez "ORIENTADOR"!

PREMIO AL RETO "EN SEIS PALABRAS". ¡Gracias, Candela!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Nico!

Rosa Amiga por ser una cuentista

Rosa Amiga por ser una cuentista
¡Gracias, Groucho!

¡Gracias, P.Vázquez Orientador!

Lo encontré, por fin; ¡Gracias, Catman!

¡Gracias, Luis Antonio!

¡Gracias, Toupeiro!

¡Gracias, BLAS!

¡Gracias, Ababoll!